ActualidadHistoriaVentana del Ateneo

VESTIGIOS DE LA ESCLAVITUD EN CÁDIZ

por José MªJurado

El fenómeno histórico de la esclavitud, se ordena como “trata legal” (hasta 1820) y “trata clandestina” (desde 1820) hasta la prohibición, primero en la península y posteriormente en territorios de ultramar, hacia fines del siglo XIX. En su vertiente local tal vez sea un negocio poco conocido por los ciudadanos, pero esclavitud y comercio de seres humanos los hubo en Cádiz y no pocos. Valga como primera referencia que, cuando la esclavitud estaba socialmente desprestigiada y prohibida en la península e islas, fue Cádiz el último puerto de embarque de esclavos hacia América. Aparte del relato histórico, no quedan muchos vestigios de estas actividades o bien pasan inadvertidos. Sin ánimo de ser exhaustivo tratamos algunos de ellos.

 

COFRADÍA DE LOS MORENOS

En la provincia tenemos imágenes de vírgenes negras, aunque no tengan relación directa con la esclavitud; la Virgen de Regla, en Chipiona, la de La Merced, en Jerez, y la De los Milagros en El Puerto de Santa María; no hay vírgenes negras en la capital, aunque sí imágenes de santos negros.

De los pocos vestigios de la presencia e importancia de la esclavitud en Cádiz, destacamos el Altar de los Morenos, en la parroquia del Rosario, lado de la Epístola, de la extinta Cofradía de los Morenos, o negritos, aún existentes en otras ciudades andaluzas.

Dedicado a Nuestra Señora de la Salud, cuya imagen está acompañada en el retablo por otras dos figuras de santos negros; Santa Ifigenia, princesa de Etiopía y San Benito de Palermo, ambas representaciones con hábitos carmelitas.

El retablo barroco, los ricos materiales utilizados, denotan la capacidad económica de quienes lo mandaron construir. Una cartela en la base de una columna nos informa de la pertenencia y datación del retablo: Cofradía de los morenos año 1813. La cofradía, como tal desapareció en 1767, por el hostigamiento de los blancos hacia esta organización negra pasando joyas, enseres y pertenencias a la parroquia, pero conservándose este magnífico retablo barroco.

 

 

BALUARTE DE LOS NEGROS, CALLEJÓN DE LOS NEGROS

Entre las edificaciones desaparecidas o transformadas estaba el Baluarte de los Negros, denominación que habla por sí sola, más o menos alineado con el Baluarte de Santiago, y cercano a las primitivas Puertas del Mar a la altura del actual Palacio de Congresos. En la maqueta de Cádiz del Museo de las Cortes de Cádiz puede verse la ubicación exacta de este baluarte, primer destino de los esclavos tras el desembarco.

El actual Palacio de Congresos es producto de la remodelación de la antigua Fábrica de Tabacos que, a su vez, había servido con anterioridad como Alhóndiga y depósito de negros. Es decir, almacén general de granos y temporal almacenamiento de los esclavos negros llegados a Cádiz, que no fueron pocos. Arturo Morgado estima que durante los siglos XVI, XVII y XVIII los esclavos que pasaron por Cádiz fueron unos 20.000 de diferentes etnias y procedencia, negros, turcos, moros y asiáticos.

El acceso al baluarte y a la Alhóndiga se efectuaba por una callejuela, aún existente y que, con posterioridad, se denominó Callejón de los Negros. Adolfo de Castro en 1857 (Nombres antiguos de las calles y plazas de Cádiz) relata la leyenda truculenta de un esclavo rebelde, que originó esta denominación. Sin embargo, Ramón Solís, que apenas dedica dos páginas a la esclavitud en el Cádiz del siglo XIX, hace suya esta leyenda, palabra por palabra. El olvidado callejón tuvo sus días de gloria carnavalesca con el coro de Julio Pardo denominado precisamente como Callejón de los Negros.

Baluarte de Los Negros
Callejón de los Negros (años 60)
Actual Callejón de los Negros

COMPAÑÍA GADITANA DE NEGROS

Las medidas liberalizadoras del tráfico negrero de 1765 permitieron que Cádiz fuera la ciudad española donde se funda la primera empresa negrera española, La Compañía Gaditana de Negros, en 1765, y registrada a nombre de Aguirre, Arístegui y Cía, con Javier Aguirre, Lorenzo Arístegui, José M. Enrile, Miguel Iribarren y otros, ubicada en la Casa de Contratación y que estuvo operativa hasta 1772.

Por contrato (llamado `asiento´) con la monarquía española debían suministrar determinado número de esclavos a las colonias españolas en América y el incumplimiento de estas cláusulas podría ser causa de rescisión del contrato, lo que, en parte, sucedió.

 

La Compañía Gaditana de Negros, comenzó en 1765, con la fragata La Venganza, para comprar hasta 700 negros, aunque sólo obtuvieron unos 250 con características especiales tales como la estatura, de siete palmos (piezas) frente a los de menor estatura (mulencón y mulenque) incluyendo a mujeres y niños, pagando a la Corona un tributo de 40 pesos por pieza y algo menos por mulencones y mulenques. Entre los trámites, para la identificación ser le marcaba con el Carimbo y se escrituraban las ventas. Las operaciones de la Compañía se efectuaban en navíos de bandera española y también francesa e inglesa.

 

Los esclavos negros eran marcados doblemente con un hierro al rojo vivo con la R (marca del Rey) y con el Carimbo (marca de la compañía) tal y como se lleva a cabo con la ganadería, siendo marcados en la espalda, o pecho (hombres) y espalda o brazos (mujeres). La voz Carimbo, que significa marcar, sellar, es portuguesismo, lengua oficiosa de la trata puesto que, durante más de dos siglos, tratado de Tordesillas por medio, el monopolio negrero estuvo en manos portuguesas.

La Compañía tenía una capacidad operativa de traficar con unos 1.500 negros/año a Cartagena, 1.000 a Cuba y unos 500 a Santo Domingo, Margarita y Puerto Rico.

Las tarifas, para niños (6 a 12 años) se situaban en 220 pesos y las de los jóvenes (12 a18 años) en 240 pesos. Los adultos subían a 260 pesos. A todo esto había que sumar el Impuesto para la Corona, 40 pesos por cada pieza.

 

VERIFICACIÓN Y CLASIFICACIÓN

Al desembarco, un representante de la Corona y otro de la Compañía efectuaban los trámites de Comprobación (número de esclavos, edades etc.), de Clasificación (edades, alturas, sexo, complexión) y Branding (marcación con el Carimbo).

Si algún negro era conflictivo, se le cortaba la cara con un cuchillo y, por si escapaba, se le identificara y no le dieran trabajo y fuera detenido

 

Declive de la Compañía

A los pocos años,1772, debido a la presión de medidas antiesclavistas de Gran Bretaña y el no cumplir contrato con la cantidad de negros acordada, se declara en quiebra y lleva a la disolución.

Renace después por nuevos privilegios reales dedicada al tráfico negrero y también a mercaderías como azúcar, café etc.

Disolución definitiva

En 1779 por problemas económicos y por las medidas del Reino Unido contra la trata, desde 1772, que originarían años despúes el Acta del Comercio de Esclavos en 1807

Carimbo de la Compañía Gaditana de Negros
Marca con el Carimbo
Carimbos
Marcas en el Rostro

 

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. Muy interesante y documentado artículo. Enhorabuena. Hace unos años pude ver en Nantes el Memorial sobre la esclavitud, y es impresionante. Cádiz no es Nantes, pero algo se podría realizar a modo de testimonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios