Comentarios
ActualidadAl Liquindoi

Un Carnaval Participativo

La organización del Carnaval de Cádiz debe responder a su doble condición de Participación y Espectáculo.
El anterior equipo de gobierno municipal sin lograr la excelencia iba bien encaminado separando un Patronato del Coac donde estaban representados los autores del Concurso de Agrupaciones con carácter ejecutivo, y otro llamémosle Patrono de Fiestas callejeras donde con un sentido más consultivo, además de las peñas y otras entidades ciudadanas faltaban agentes socio económicos de la ciudad. Este deficit le restó posibilidades de gestión en su financiación.

Era, aunque mejorable, una participación efectiva con sus lógicas limitaciones pero ajenas a intereses políticos de acentuado control.

Este entramado ha sido eliminado con prisas en difíciles momentos de participación ciudadana debido a las prohibiciones de alarma sanitaria sin que se explique convincentemente los objetivos y alternativas a esta decisión municipal.

Sea como fuere el ayuntamiento, en contra de lo justificado por iletrados ultra defensores del dinero publico, el Ayuntamiento siempre tuvo la última palabra ante cualquier decisión a través de la Junta Rectora donde solo participaban los políticos representantes del Pleno municipal.

Esta posible orfandad en la auténtica participación ciudadana parece que pretenden enmascararla con comisiones sectoriales de índole consultivo bajo el rimbombante nombre de «foros de participación» donde los concejales de turno tendrían la última palabra.

Ya se ha olvidado el mantra manoseado durante la anterior corporación de que «los políticos no pueden decidir por los que hacen una fiesta popular» ahora se trata de que con el dinero público el ayuntamiento sea el único responsable y por lo tanto sea quien organice y decida sobre la principal fiesta gaditana. Sorprende tal actitud en partidos que hasta hace poco predicaban lo contrario.

De todas maneras lo que se hiciere a partir de tan dudosa apuesta con el futuro de nuestro carnaval debe tener presente la tradición y dentro de lo posible pero siempre que sea imprescindible o muy necesario, la adaptación a los tiempos actuales y nunca a la inversa.

Sí es aconsejable por su compromiso, dedicación y especialización; que el equipo de trabajadores al servicio de los organizadores debe ser principalmente municipal pero también abierto a empresas externas en algunos casos como bailes, cabalgatas, carruseles u otros de esa índole. Nunca dejar a un lado lo que fue santo y seña del histórico carnaval: las agrupaciones organizadas en su doble vertiente de asociación de autores y participantes que no se limiten a discutir qué día de la semana o en qué lugar de las sesiones del Coac canta cada modalidad.

Y recuperar los magníficos exornos de arquitectura efímera con la aportación económica de grandes empresas si preciso fuere.

 

Don Mirlitón

Comentarios desde Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: