Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Actualidad Entrevistas Tividisí mi verdá

Tividisí mi Verdad con Agustín Rubiales Plaza.

Miguel Villanueva
Escrito por Miguel Villanueva

Nos recibe muy amable mostrándonos un enjambre de imágenes posadas sobre las paredes de su despacho donde cuelga su colección de fotos más apreciadas.

Agustín Rubiales es desde que se casó, con apenas diecisiete años, (sonríe cuando le insinuamos si hubo penalti) fontanero «llevando la capacha» (remarca con sorna) obligado por el guión que le tocó vivir; un luchador que subraya «morirá con las botas puestas».

Distribuidor en un vespino de segunda mano para una farmacia de La Laguna y trabajador en Almacenes Oliva por la Zona Franca fueron otras ocupaciones laborales para ganarse la vida hasta que se planteó montar una pequeña empresa de construcción con sus hermanos Manolo y Pepe que ayudaban a su padre albañil que con doce hijos guardaba la zoleta y resto de herramientas en el patio de su domicilio en Sacramento, 73.

Tuvo suerte, según nos relata, que por mediación de un hermano que trabajaba en transportes militares, conoció al coronel del Patronato de Casas Militares que le facilitó negocios en Melilla que le ayudaron para crecer como empresario.

Y Cada vez que tiene ocasión cuenta que «tiene una espina de ballena  que le atraviesa el corazón cuando ve tantas personas pasándolo mal» porque muchos gaditanos ignoran que Agustín también sufrió un desahucio con 23 años por no pagar mil pesetas de mensualidad en un humilde cuarto donde vivía con su mujer, Salvadora González, y sus dos primeros hijos en la conocida Casa Lasqueti del barrio Santa María:


«Se me acumularon siete recibos que no podía pagar y nos vimos en la calle» relata con amargura.
Pero la vida de Agustín Rubiales dio un giro social y de autoestima cuando en 2010 publicó Antena 3 TV que se ofreció para ayudar a dos abuelos sevillanos a los que un hijo de aquel matrimonio pretendió desahuciarlos con engaños y a los que Agustín les cedió gratis un piso en el número 8 de la calle Santa María en la capital gaditana.

Ya en esa época Agustín Rubiales gozaba de prosperidad económica y actualmente es propietario de dos empresas de construcción en la isla de Tenerife: Progreso Guanchi S. L. (unipersonal) y Promociones Las Cañadas del Teide con un socio gaditano.

A partir de entonces es elegido Rey Melchor (2011) en la Asociación de Reyes Magos de la que sigue siendo socio y se prodiga con otras asociaciones y peñas populares de Cádiz y Santa Cruz de Tenerife a raíz de su amistad con el que fuera director de la Murga Los Bambones, Luis Hormiga Pérez.

Presume de ser impulsor del Aula de Cultura del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife y de haber conseguido que el Cabildo de Tenerife apoyara en 2016 la Casa del Carnaval chicharrero al que considera un buen legado de la fiesta.

Durante nuestra amplia conversación nos comunica un tanto enigmático que el pasado 31 de julio presentó carta de dimisión irrevocable como presidente del Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz porque «no merece la pena tantos disgustos en estos momentos de delicada salud y necesita más tranquilidad».

Lo que no le privará ayudar en «casos puntuales de forma anónima y desinteresada» a cuántas asociaciones compruebe que trabajan por su Cádiz.

Recuerda que le marcó su amistad con el desaparecido autor Pedro Romero al que ayudó en su último año de vida y del que cuenta emotivas anécdotas.

Distraído en su quehacer diario nos confiesa que deberíamos plantearnos «que la vida tarde o temprano toca a su fín y que aquí en la tierra todos estamos de paso» y se le escapa que aunque su faro es hacer el bien es compatible con dejarle un patrimonio a sus hijos.

 

A Agustín Rubiales Plaza le gustaría ser recordado con el epitafio: «Solidario en tiempos Modernos«.

VIDEO RESUMEN

 

Agustín Rubiales Plaza (27/01/1957)

Constructor

Nació en C/ Sacramento, 73 esquina con C/ Soledad en una familia de doce hermanos. De éllos, Manolo que trabajaba en transportes militares y Pepe (fallecido) ayudaban a su padre (Francisco Rubiales Arévalo) en las obras de albañilería a las que se dedicaba.
Actualmente Agustín Rubiales que vive en C/ Torre de Cádiz, tiene su coqueto despacho cubierto de recuerdos y fotografías en Hospital de Mujeres número 40. Desde allí mantiene una empresa de construcción con promociones de viviendas en diferentes lugares de España pero su corazón siempre está aquí, en Cádiz.

Sobre el Autor

Miguel Villanueva

Miguel Villanueva

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: