ActualidadListo los de AtrásSemana Santa

NOCHE DEL NAZARENO, MADRUGADA DEL PERDÓN

Este solía ser el titular en las primeras horas del Viernes Santo, en plena “Madrugá” del Diario de Cádiz. Que no por tópico dejaba de ser esperado. El rotativo del formato sabana estaba ya por los puestos callejeros de prensa  de Columela, San Francisco o Nueva y en donde yo lo compraba que era en la casapuerta que vendía diarios en Lázaro Dou al lado de la Bella Sirena.

 

Con el Nazareno por San Francisco bajando el tener la prensa -con la programación del viernes y sábado que no hay prensa para ver si acaso ponían “Quo Vadis”- era uno de los signos que la “Madrugá” estaba en todo su esplendor.

 

Esplendor, porque recuerdo un Cádiz abarrotado viendo a sus más devocionales Hermandades, porque recuerdo una tarde-noche con sus siete Cofradías y una ciudad rendida a sus tradiciones.

 

Sanidad y su recogimiento, sobriedad del Descendimiento, la multitudinaria penitencia del Medinaceli, el Nazareno -que había salido a las 10h de la noche, fiel a su sello y marcha “haciendo más parás que…” y uno de los más característicos sellos de Cádiz, el Perdón, conquistando el amanecer de la Trimilenaria.

 

Ambiente en el Pedrín esperando al “Greñuo”, el Velarde y el freidor de Sopranis, el Caleta, Sardinero, Casa Samuel, La Pila Vieja… era la noche de Cádiz. Colas en la Plaza para degustar los Churros de la Marina y de la Guapa. Los Gallegos Chicos, el Pequeño Nansa… de aquellas grandiosas noches sólo queda como lejano recuerdo el Miña Terra abierto y abriendo hasta que pasa el Perdón.

 

Una Madrugá a la que atacó hace tiempo el “virus” del esnobismo, la novelería y el complejo pueblerino de quien prefiere lo foráneo. Siempre los hubo, y nunca para mi fueron causa de censura, cada cual puede ir donde le plazca. Pero lo más grave es, que sin siquiera estar aquí, se dedican a manipular opiniones, influir en cofrades influenciables y crear intereses ajenos a la tradición de la ciudad.

 

Siendo así, han conseguido trastocar para peor la “Madrugá” de Cádiz, una “Madrugá” que perdió para siempre la Calle Nueva, para el Nazareno y para el espectacular tránsito del Perdón. Siempre hubo público en Cádiz y nunca pasó nada, nunca hubo avalanchas y ni siquiera dos años duró la “movida” en la Plaza Mina.

 

Como se perdió la Cárcel Vieja a las claras del día, desayunar en el Café Español o en el Mickay, ir a coger sitio a la calle Nueva y recoger el Perdón bien entrada la mañana. Así mismo se ha perdido la tradicional “Madrugá” gaditana, el tiempo dirá si para bien o para mal; pero en ambos casos tiene responsables, responsables que, o no están en las calles de Cádiz o están en su sofá viendo Canal Sur.

 

Pablo M. Sánchez

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: