Listo los de AtrásSemana Santa

Ni Magna, Ni Procesiones

A las alturas de Estado de Alarma que estamos y la peor Pandemia que asola al planeta desde la Gripe Española de 1918, a nadie con dos dedos de frente se le puede ocurrir pensar y planear salidas procesionales -que son y serán más multitudinarias aún- para septiembre.

 

Muchos están en la falsa ilusión de que el Domingo de Resurrección se van a tomar una cerveza en el bar, nada más lejos de la realidad. Aparte de que se prolongará la situación, la vuelta a la vida “normal” no será de golpe, se irán recuperando actividades poco a poco y no será -si todo va bien gracias a Dios- hasta precisamente septiembre cuando se normalice la vida del país. Además habrá que tener cuenta que se habrán parados los contagios, pero los enfermos y el coronavirus seguirán latentes; y sin vacuna hasta dentro de un año según se calcula; y con el peligro de que el “bicho” se haga estacional; y septiembre es la puerta del invierno. ¿A alguien en estas circunstancias se le ocurriría sacar masivamente pasos, penitentes, cargadores, bandas, público… a las calles?

 

Pues parece que algunos sí. Partamos de la base que la Semana Santa tiene sus fechas y que no es un Carnaval o una Feria que se puede hacer a deseo de los “fiebres” y teniendo en cuenta que las Cofradías tendrán que poner sus cortejos -con el gasto que supone- dos veces en la calle en seis meses. Saben algunos lo que supondría en pleno septiembre (con ferias, fiestas, romerías aplazadas) sacar 778 Semana Santas o Magnas en la geografía andaluza… no sólo en cuanto orden público, sino pensando en que habrá aún muchas personas con la enfermedad.

 

Al igual que cuando llueve y se habla de que es una decisión correcta no poner en peligro el patrimonio, aquí estamos hablando del patrimonio humano. Y al igual que se suspenden salidas por el tiempo y nadie dice “la voy a sacar en septiembre” ahora -con más veras” toca pensar ya en la Semana Santa de 2021. Para quienes hablen de perdidas económicas, deben pensar que perdidas está teniendo todo el país y que de lo económico se sale, de lo otro no; y precisamente las Hermandades son expertas en capear los temporales sociales y económicos demostrado a lo largo de su densa historia.

 

Sabemos, desgraciadamente, que éste maldito virus va a tardar en irse y que en septiembre la situación no estará del todo resuelta en cuanto a lo sanitario. Siendo así las circunstancias ¿estarías dispuesto a meterte bajo un paso pegado a 50 personas más?, ¿estarías dispuesto a estar en un patio vestido de penitente con 200 personas más?, ¿estarías dispuesto a estar en una calle estrecha con 500 personas más viendo una procesión?, ¿estarías dispuesto a tocar un instrumento pegado a compañeros y público?… yo, mientras no haya absoluta seguridad sanitaria NO.

 

Sólo contemplaría, en el caso devocional, una salida -allá por octubre o noviembre- del Regidor Perpetuo y Mª Stma. Magdalena o de la Patrona en agradecimiento de los fieles.

 

Y en la buena lógica solamente queda pensar que en septiembre cuando salgamos de ésta, quedarán sólo seis meses para Semana Santa y el 28 de marzo de 2021 ya mismo está ahí.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios