Comentarios
ActualidadListo los de AtrásSemana Santa

Madre, Maestra y Sola

Hace unos días se conoció la suspensión de los actos públicos de la Semana Santa en la Diócesis de Sevilla por parte de su Arzobispo y refrendado por el Consejo Hispalense. No pocos ríos de tinta han corrido, y no por se una decisión lógica y coherente, sino por la fecha elegida para hacerlo público.

 

Al parecer la resolución que ha tomado Sevilla ha sido de manera “autónoma” y sin contar con el resto de Consejos Andaluces que tenían previsto reunirse y decidir, sin bulla ninguna, a mediados de enero. Si se había “firmado” hacerlo así se puede considerar una deslealtad; pero -en descargo de la capital hispalense- se ha de tener en cuenta -y es de cajón reconocerlo- la infraestructura, personal y planeamiento que necesita su Semana Santa no es el de otras. Básicamente, Sevilla tenía que comunicarlo ya, más amén de haberlo hecho ya con la Feria, y teniendo en cuenta que nosotros suspendimos el Carnaval en Agosto. Son celebraciones que mueven meses antes una preparación municipal, policial y de seguridad extraordinarias.

 

Sevilla, ha actuado sola y por libre, como siempre. Aún teniendo razón, hubiera sido mucho mejor un comunicado conjunto de todo el mundo cofrade andaluz, pero que es lo que hablaron o firmaron los Consejos no lo sabemos, como tampoco sabemos los ilusorios deseos de algunos de sacar como sea un paso a la calle que pueden haber pesado en la “autónoma” decisión del Arzobispado hispalense.

 

Lo que parece menos lógico es que aún en el resto se esté retrasando la decisión, poniendo en jaque recursos públicos y privados. Estén “agarrados” a no se sabe bien que quimera y jugando con las previsiones económicas de las cofradías, algunas en estado precario por mor de la Pandemia.

 

Se echa mucho de menos que el Obispado de Cádiz, sabiendo ya la opinión conjunta de los Obispos del Sur, no haya tomado ya las riendas -aunque sea por una vez- en el mundo cofrade, en el que solo parece intervenir para decretos sancionadores. Se echa de menos que el Consejo y el Ayuntamiento no hayan hablado ya claro y se dediquen a elucubrar con “recorridos perimetrados”, “parihuelismo controlado” y “fórmulas escénicas”. Aparte de dar a Hermanos, Cofrades y Ciudadanía en general una falsa esperanza, cuando sabemos todos que no va a haber Semana Santa. Y cuanto antes se diga mejor. Porque se tendrá más tiempo para hacer planes económicos, campañas y planes para superar este segundo año sin actividad pública. Hecho que también atañe a Bandas, Acólitos y Cuadrillas.

 

Hay que decir claro ya que en 2021 no volveremos a la vida normal tan rápido cómo se piensa, ya que hay algunas incógnitas sobre la efectividad de la vacuna, no sabemos si los vacunados pueden transmitir el virus, no sabemos cuando estará vacunado un porcentaje de población suficiente, por lo que hay que seguir teniendo los mismos cuidados que tenemos ahora: mascarillas, distancia, higiene. La vida de 2021 no va a variar desgraciadamente.

 

Toca tener Fe, cuidarse y preparase para 2022, si El Señor quiere.

 

Pablo M. Sánchez

Comentarios desde Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: