Actualidad Al Liquindoi

KICHIMAN PIERDE, SEVILLA GANA No hay votos

Escrito por Jose Maria Jurado

Ya se consiguió. Lo que muchos temían, llegó por fin. Simbólicamente, Cádiz entrega a Sevilla el testigo del carnaval, disfrazado de gala, show o como quieran denominarlo.

Aparece Kichiman

Con el abandono por parte de Cádiz, o sea del Ayuntamiento, de las fechas tradicionales retrasándolas a cuando aquellas Fiestas Típicas que tanto a Cádiz dieron que hablar con casetitas de feria, en una torpe y cateta emulación de la feria de Sevilla, típicas fiestas que creíamos muertas y enterradas (no es broma, hubo entierro de las Fiestas Típicas, con plañideras y todo, por parte del coro La Guillotina) quedando tan solo como viejuno material de estudio de nuestra historia carnavalesca.

Ahora, mire usted por donde, resucita el concurso gaditano, con una inquietante y previsible bajada del número de agrupaciones, al estilo de las añejas Típicas Fiestas en unas fechas tan poco carnavalescas como las de primavera-verano de la mano de Kichiman que, desde que dejó megáfono y comparsa, está haciendo cosas muy raras como esta del abandono del Carnaval gaditano, que se puede entender como desprecio. No se percata que el Carnaval gaditano puede morir de éxito en Sevilla.

 

 

Cádiz en Sevilla

Era casi una tradición el que las agrupaciones premiadas en Cádiz cantaran en la sevillana Plaza de San Francisco justo al día siguiente de la Final, bajo patrocinio de la difunta Caja de Ahorros de Jerez. A estos actos les seguían actuaciones de los grupos punteros en diversos auditorios, siempre después de la Final.

Como el próximo año, en el febrero gaditano no hay ni Concurso Oficial ni nada que se le parezca por defección municipal, unos promotores de Sevilla (no el Ayuntamiento hispalense) ante la dejación gaditana plantean celebraciones carnavalescas, y esta es la novedad, los mismos días de febrero en los que se celebrarían las dos Finales del Falla. Dos macroactuaciones en Miarma City con grupos y/o antologías de renombre (Aragón, M.Ares, M. Santander, Tino Tovar, Remolino, Canijo, Carapapa, Vera Luque, Julio Pardo, Love, Morera y Mení, callejeras, romanceros) en auditorios de gran aforo (más de 3.000 frente a 1.200 del Falla) y con precios que van de 35 a 54 euros o bien de 40 a 110,según qué festival. Nada se dice de la posibilidad de contagio.

Hacen bien. Si Cádiz (parece que) desprecia, Sevilla (parece que) aprecia. No descubro nada al pensar si será el germen de un Concurso Sevillano de Carnaval que ¿sería televisado por Canal Sur? ¿Actuarían agrupaciones de Cádiz, como en el concurso de Málaga?

 

Kichiman VS Espadas

La metamorfosis del gaditano Concurso del Falla en el sevillano Concurso Miarma se realizaría en tres etapas.

Primera: mientras en Cádiz Kichiman no combate por el Carnaval ni con el megáfono, en Sevilla se combate con Espadas y si logra mandar en la Junta, la metamorfosis podría avanzar a otra etapa

Segunda: el Boja publicaría un decreto unificando todos los concursos andaluces en uno solo a celebrar, naturalmente en Sevilla, ¿dónde si no?

Tercera y última etapa: como premio de consolación se autorizaría que las capitales de provincia hicieran un concursito veraniego para turistas de VFT.

Por si acaso, Kichiman se ha adelantado y hace la prueba del algodón en Cádiz, claro y, dispuesto a hacer un revival de las Fiestas Típicas se lleva el concurso, el carnaval, la usurpada Pestiñada y la Tere con la tartana, a abril para hacerle la competencia y restarles público a las poblaciones con feria, para que aprendan.

Los enfermos de carnavalitis aguda obtendrían alguna consolación en febrero viendo a lo mejorcito de Cádiz, no en el Falla que estará solo y triste, como decía un tango de Enrique Láinez, sino por la telemiarma de Sevilla sin Miriam y sin Enrique. Un Festival de auténtica Cádiz-manía sevillana.

Hace años, en el día de la Patrona se desplazaban muchos gaditanos a El Corte Inglés hispalense de la Plaza del Duque. De parecida manera, en febrero, pueden desplazarse para vivir unas jornadas como las de Cádiz, pero asevillanadas, haciéndose con un pack que incluya hotel, cena y entradas al Falla sevillano, y si tiene éxito, se quedará per secula seculorum, en detrimento de nuestro concurso

Todo esto por el desacato kichiano de las resoluciones democráticas del pleno municipal respecto al carnaval, excepto la supresión del lunes festivo de carnaval, que se acata por ser, ahora sí, “decisión del pleno” en una torpe maniobra inculpatoria de toda la oposición en dicha pérdida. ¿Puede alguien explicar estas dos varas de medir? El alcalde, que no ha dado explicaciones de su no acatamiento al pleno, sentando un peligroso antecedente, intenta desviar la atención pública y se vuelca en la prensa destacando su acertada visión de la pandemia y lo bien que lo hace moviendo el carnaval a la primavera.

Lo dicho, Cádiz (parece que) desprecia y Sevilla (parece que aprecia).

 

Califica

Sobre el Autor

Jose Maria Jurado

A %d blogueros les gusta esto: