ActualidadAl Liquindoi

Go Talent COAC

Lo que hasta hace pocos años era el Falla se ha convertido, por mor de la globalización digital, en un gigantesco y extenso “talent show” en que el apelativo Cádiz cada vez está más difuminado. Un engendro en el que parece que toda Andalucía cree tener el derecho de moldear su contenido y dictaminar sobre su desarrollo.

 

Entendemos que ésta difusión está dando lugar a pingues ingresos a la ciudad, sus empresas y muchos de sus habitantes, pero se está haciendo a costa de sacrificar parte del gaditanismo que hizo célebre a nuestra fiesta.

 

Ese gaditanismo se echa de menos desde la concepción del tipo a los temas tratados. No es difícil no hace mucho, encontrar letras a determinado suceso que pasó en una esquina y que fue protagonizado por uno de los grandes personajes populares de la ciudad: Carlos el Legionario, Marchena, Cubanito, Miguel el Lengua… (ahora también los hay). Tampoco era extraño escuchar letras a nuestras Sagradas Imágenes, al mundo de la Semana Santa, sus polémicas y de loa a sus cargadores. Mucho menos causaba sorpresa los temas dedicados a la política local, hoy desaparecidos.

 

Es lógico en éste mundo digitalmente uniforme y si se actúa en Jaén no entenderían que se les cantase a la Uchi, al Bolea o el Concejal de Fiestas de turno (otro clásico) Es necesario acordarse como se criticó con dureza a Enrique Villegas o a Paco Alba cuando dieron giras nacionales e internacionales. Repito que los beneficios de actuar y ser requeridos por toda la geografía es positivo, pero sin olvidar que lo que se exporta es el Carnaval de Cádiz.

 

Creo firmemente que cuando más se huya de los grupos musicales, grupos cómicos, y de músicas y concepciones de “youtubers” más gustará fuera, porque lo que gusta es la esencia y lo puro. Imitar ya nos imitan bastante, trayendo muchos al Falla desde fuera grupos que en los formal parecen agrupaciones de Cádiz pero que en la sustancia son conjuntos diseñados para un show televisivo (algunos de Cádiz también).

 

A estas alturas todo el mundo sabe lo que ha de ser una Comparsa, un Coro, una Chirigota o un Cuarteto. Es por eso que el Jurado -manteniéndolo año a año- debería premiar o castigar el gaditanismo destilado. “Educando” a grupos y público; público que cada vez se conforma con menos, público fanatizado y defensor sólo de la suya, público creedor de que está en el Club de la Comedia y defensor de una conspiración contra las agrupaciones sevillanas sobre todo. En definitiva, público televisivo y “youtuber” pero alejado del Carnaval, del Carnaval de Cádiz.

 

Bien es cierto que también desde hace mucho tiempo hay grandes aficionados de fuera de Cádiz que se enamoraron del carnaval a golpe de cintas de cassete y de RNE, ese público si demanda el gaditanismo en las coplas, ese público es el que viene a Cádiz a escuchar; a escuchar sobre todo “Callejeras” que mantienen esas letras picantonas y de poca vergüenza que el COAC ha perdido.

 

En éste triste año sería un gran homenaje empezar a rediseñar el COAC para que vuelva a ser el Falla, dejando en su segundo plano la escenografía y los bailes y premiando siempre el gaditanismo, la ironía, la valentía en la crítica, el doble sentido que nos hizo famosos…y las letras, porque esto fue y es un Concurso de Letras.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios