Carnaval

EL CONCURSITO DEL KICHI (y II) No hay votos

Escrito por Jose Maria Jurado

MÁS DESPROPÓSITOS

Entre las competencias de la organización figura la de sancionar a cualquier persona o agrupación por el posible incumplimiento grave de las Bases con la “retirada inmediata del Concurso” si lo afecta gravemente (artº 27.1.1) “y/o la prohibición de concursar entre uno, cinco años o indefinidamente” (artº 27.1.2) todo ello al margen del Jurado Oficial.

La organización (Capítulo VIII) se convierte en putativo juzgador y durísimo sancionador. Sanciones recurribles, faltaría más, ante la Junta de Gobierno o, en alzada, ante el propio Pleno. Nada se dice de procedimiento, notificación etc. ni sobre qué persona físicaquién recaería tan dura sanción, si en el representante legal, o bien el Director, el autor/autores/componentes. Imposible más autocracia, menos democracia y más sembrar el miedo. 

Para paliar trances semejantes al Jurado Oficial “la Delegación instalará o pondrá los medios técnicos o humanos idóneos que considere necesarios” (artº 17.5).  

Venga hombre, esto es de risa, con los medios idóneos etc., eso es una raya en el agua. El ayuntamiento  se lava las manos  y el papelón desgraciadola papeleta desgraciada le cae al Jurado Oficial que tendrá que demostrar, por ejemplo, de la Delegación de Fiestas, que una agrupación no ha respetado el artículo 17.5 sobre el estreno integral, lo que se antoja complicadísimo.  Como es previsible que esta situación ocurra les deseo suerte a todo el Jurado Oficial. 

Típica tendencia Kichioide  es meterse en líos de los que, luego, no sabe o no puede salir. Lean, por favor, lo siguiente como botón de muestra de lo que decimos que puede ser muy discutible jurídicamente.

GALA (obligatoria) DE ENTREGA DE PREMIOS (Artº 23) 

 En la Gala municipal, de pago (35 a 60€) a celebrar después del Domingo de Piñata, se cuenta siempre con la buena voluntad de todos. Pero, por si acaso hay disidentes se introduce una cláusula que no tiene desperdicio. 

 La presencia obligatoria para todos los premiados, desde los accésits a los primeros premios de cada modalidad. Los primeros premios, además, están obligados a actuar. De lo contrario, ¡ojo! se pierde el premio. Si es dudosa la legalidad de esta medida, atención que ahora viene la traca, cuya legalidad también es, cuanto menos, dudosa. La ausencia a la Gala por parte de cualquiera de los premiados conlleva la “pérdida del derecho a percibir la asignación económica lo que traducido resulta que si, por ejemplo, no comparece un coro primer premio, se supone que seguirá siendo primer premio, pero pierde la asignación del premio 7800€.

  Esta Gala es un acto festivo que se produce después de finalizado el certamen, después de que el Jurado Oficial haya levantado Acta y comunicado públicamente el fallo pero la incomparecencia, sin contrato, la castiga el tic autoritario del ínclito Kichi con penalización económica, ni más ni menos que la pérdida de lo que legal y oficialmente han conseguido. Si una agrupación obtiene uno de los premios, todo será baldío si no acude, por la razón que fuese, a un divertimento carnavalesco municipal.

Si esto ocurriera, la querella está garantizada y aumentaría el desprestigio de un Concurso, ya muy cuestionado por el cambio a la moda primavera-verano como si fuera El Corte Inglés.  Más frivolidad, imposible.

Carranza obligaba a determinadas agrupaciones a desfilar en la Cabalgata de Carnaval e incluso llegó a prohibirles salir de Cádiz durante el Carnaval. Pues ahí tienen ustedes un ejemplo, en el proceso de asimilación mimética carrancista. Tan solo faltan ya las casetas de feria y la creación del Batallón Infantil.

Sr. Alcalde, ¿Cádiz se merece esto?

Califica

Sobre el Autor

Jose Maria Jurado

A %d blogueros les gusta esto: