DeportesLa Mirandilla

DESDE MI BANQUILLO: Cádiz C. de Fútbol 2 C. D. Numancia 4

La crónica de Antonio Cama

Derrota de un Cádiz que «se salió» el solito de un partido que estaba tremendamente igualado y que perdió después de ponerse por delante en el marcador.

En el equipo inicial no apareció ninguna sorpresa y Álvaro Cervera apostó por el mismo once de la jornada anterior, Salimos repitiendo alineación y sistema, 1-4-2-3-1 con Cifuentes en la portería, línea de cuatro para Iza Carcelén en la derecha y el Pacha Espino en la izquierda, pareja de centrales para Fali y el canterano Sergio Sánchez. En el doble pivote Garrido y Edu Ramos que parece que convence al míster para acompañar a Garrido. Delante de los dos medios centros, Salvi por la derecha y Perea por la izquierda, Alex Fdez haciendo la media punta lo el centro y de referente arriba El Choco Lozano.

El Numancia salió sabiendo perfectamente a donde venía y no quiso buscar al rival para dejar demasiados espacios atrás, y el Cádiz intentó que las cosas se pusieran pronto a su favor. No se había cumplido el primer cuarto de hora cuando Perea en el vértice del área y jugando a pierna cambiada encara a su par, se deshace de él perfilándose a su pierna «buena» y engancha un zapatazo que se cuela por bajo en la portería visitante, un golazo muy de su estilo que nos ponía las cosas de categoría.

A partir del gol el Cádiz a mi entender se replegó demasiado, dejó la iniciativa a los visitantes, y estos, sin volverse locos intentaron acercarse cada vez que tenían ocasión. Pienso que al Cádiz después de ponerse con el marcador a favor le faltó decisión para intentar abrir brecha, pero entiendo que con la filosofía de juego que tiene hiciera lo que hizo. No pasaba apuros el Cádiz hasta el minuto 40 de esta primera mitad, cuando un córner sacado desde la derecha es rematado sin ninguna oposición por Delik a la red, la permisibilidad de los defensores y de Alberto Cifuentes permitieron que el empate subiera al marcador. En la última jugada de este primer tiempo Salvi se escapa hasta la línea de fondo su pase atrás es rematado Alex Fdez pero su remate se marchó muy arriba por encima de la portería visitante. Antes del descanso el Pacha Espino es amonestado.

El partido se descontroló desde el principio de la segunda mitad, por las consultas al VAR y por el nerviosismo de los futbolistas del Cádiz que entraron en una dinámica de protestas que lo único que sirvieron fue para salirse del partido. Lo demuestra las cartulinas amarillas que vieron Alex Fdez, Garrido y Bodiguer, este último, que ni siquiera estaba jugando. En el 52 Salvi que es expulsado por que el árbitro entendió que había pisado a un rival intencionadamente en una jugada intrascendente en el banderín de córner. Una Expulsión extraña en la que que el VAR dictó sentencia. Cervera pasó a jugar 1-4-4-1, para ello, desplazó a Sergio González al lateral derecho y baja Edu Ramos a acompañar a Fali en el eje de la zaga. En esa fase del partido ya los jugadores del Cádiz estaban más de uñas con el árbitro que atentos a lo que ocurría en el partido y eso al final les pasó factura. Alex Fdez en el 56 y Garrido en el 59 vieron la amarilla, y este último pudo ver la segunda en el minuto 64, una falta del medio centro nuestro que el árbitro la sacó fuera y que el VAR la entendió como dentro, el correspondiente penalty sirvió para que los visitantes se adelantaran en el marcador. Tengo serias dudas si fue Garrido o el Pacha Espino el que cometió la pena máxima pero de todas maneras los dos estaban amonestados y la falta era merecedora de tarjeta, el árbitro no lo vio así. Curro no perdona y desde los 11 metros pone por delante a su equipo en el marcador. Dos minutos más tarde, en pleno desconcierto local de nuevo Curro es el que hace el tercero después de un pase atrás en una contra perfecta. Después del uno a tres Quezada entra a suplir al Pacha Espino, y dos minutos más tarde es Querol el que salta al campo a en el lugar del Choco Lozano. El último cartucho que le quedaba a Cervera lo gastó con Jurado que entró al campo en el 77 para sustituir a Garrido, un cambio arriesgado y muy ofensivo que al minuto siguiente surtió el efecto deseado porque Querol acorta distancia aprovechándose de un error garrafal de un defensor del Numancia. El 2 a 3 espoleó a los nuestro y a la afición que vieron posibilidades de al menos arañar un punto, el equipo lo intentó y por momentos pareció que se podía. Pero en el 88 Higinio acabó con las esperanzas cadistas haciendo el cuarto.

Pienso que hoy el Cádiz jugó demasiado tenso, y muchos de sus futbolistas se perdieron en protestas inútiles que solo sirvieron para desconectarse del partido, y los nuestros sin la máxima atención son menos buenos. No caeré en la tentación de decir que perdimos por el árbitro, porque pienso sinceramente que no fue así. El resultado no refleja la diferencia que hubo en el campo entre uno y otro equipo, porque esta no existió, quizás el empate hubiera sido lo más justo, pero de todos es sabido que la palabra justicia y fútbol no siempre van de la mano.

Después de un mal partido y un peor resultado solo queda entrenar apretando los dientes, y no pararse a lamentarse de algo que ya no tiene remedio.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira también

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios