DeportesLa Mirandilla

DESDE MI BANQUILLO: Cádiz C. de F. 2 Real Oviedo 0.

La crónica de Antonio Cama

Victoria balsámica y justa para el Cádiz que fue mejor que un Oviedo que solo inquietó nuestra portería los últimos minutos de un partido. El once inicial para los nuestros trajo algunas novedades. La vuelta al titular de Juan Cala, el regreso de Josemari tras el partido de sanción, la titularidad del canterano Sergio González que es el jugador más parecido a Garrido. También regresaron a la titularidad Perea y el Choco Lozano. Con estas novedades salimos con Cifuentes en la portería, defensa de cuatro para Iza Carcelén y el Pacha Espino en los laterales, pareja de centrales para Juan Cala y Marcos Mauro. En el doble pivote Josemari y Sergio González. La línea de tres medias puntas para Salvi en la derecha y Perea en la izquierda, con Alex Fdez por el centro, de referente arriba El Choco Lozano.

El partido empezó como todos, con mucho respeto por parte de ambos equipos, cada uno se jugaba lo suyo, los nuestros seguir comandando la tabla y el Oviedo intentando no caer en el descenso que no es poco.

A los 9 minuto se nos pudieron poner las cosas de lujo, porque tras consultar con el VAR el árbitro señala penalti tras unas clarísimas manos de Tejera, Alex Fdez se equivoca y lanza mal por el centro despejando Lunin con el pie, el inicio deseado por todos se quedó en ocasión fallida. Pudimos hacer el primero en una contra muy bien llevada en la que Alex decide enviando un mal pase al Choco Lozano. Parecía que nos iríamos con el empate al descanso cuando en el 43 una jugada entre Perea y Espino es centrada por este al área y el Choco en el área pequeña no perdona haciendo el primero antes del descanso. Las cosas se ponen muy bien para los nuestros después de algunas jornadas.

Para el inicio de la segunda parte Cervera no hace movimientos y salen al terreno de juego los mismos futbolistas, y pronto volvemos a golpear, esta vez a los cinco minutos de iniciado este segundo tiempo. Una internada de Salvi por la banda derecha la termina con un centro al segundo palo, un defensor ovetense, incomprensiblemente, le regala el balón al Choco Lozano que está a la altura del primer palo remachando este a la red sin que Lunin pueda hacer absolutamente nada para evitar el segundo gol.

Ya hacía muchísimas jornadas que el Cádiz no se ponía ganando con más de un gol de diferencia y eso sirvió para que el equipo supiera jugar como le gusta, muy arropado desde que ellos iniciaban el juego. Con dos goles de diferencia y defendiendo muy «juntitos» somos un equipo complicado de batir, y así fueron pasando los minutos, de un partido que parecía no correr riesgo. Los cambios fueron llegando a pares, en el 66, entraron Akapo y  Alejo, el primero por un Iza Carcelén que además de estar amonestado es de los jugadores que más minutos han jugado este campeonato, y el segundo por Perea que hoy ha estado menos participativo que en otras ocasiones, aunque nunca le faltó voluntad para intentarlo.

Pudieron acortar distancias los ovetenses con un cabezazo por encima del larguero de Rodrigo que remató sin ninguna oposición. El otro par de cambios para los nuestros en el minuto 79, debutó Augusto Fdez que entró por el roteño Josemari, y Nano Mesa que lo hizo por un Salvi que minutos antes pareció que tenía molestia en los isquiotibiales de su pierna derecha. Con estos cambios pasamos a jugar 1-4-4-2, detrás con Akapo, Cala, Marcos Mauro y Espino, en el medio del campo con Alejo, Sergio, Augusto Fdez y Alex escorado un poco a la banda izquierda y con el Choco Lozano y Nano Mesa arriba. Se acercó el Oviedo un par de veces con peligro pero sin acierto, Lolo González y Sangalli lo intentaron pero sin fortuna. El último cambio para los nuestros fue la entrada de Pombo por el Choco Lozano en el 88, para ese minuto ya estaba todo el pescado vendido, y el partido se fue acabando sin que los visitantes pudieran al menos acortar distancias, también es verdad que tampoco nosotros lo hicimos pero con dos goles de diferencia lo importante estaba en que el Oviedo no marcara.

Magnífico resultado que vuelve a dejar las cosas en su sitio, no es definitivo pero tranquiliza a todos, y eso a estas alturas de la competición te ayuda a preparar el siguiente partido con la tranquilidad de haber hecho bien tu trabajo. Las distancias no son definitivas pero son importantes, ahora nos toca seguir a lo nuestro, haciendo gala al eslogan del míster, sin perder la fe ni las ganas, L.L.N.S.N. La lucha no se negocia.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios