Comentarios
DeportesLa Mirandilla

DESDE MI BANQUILLO: Cádiz C. de F. 2 F. C. Barcelona 1.

Tres puntos más para un Cádiz que supo aprovecharse de los errores de un rival decepcionante. Una victoria forjada a base de un espectacular trabajo defensivo y una efectividad aderezada de una cierta dosis de fortuna, en el fútbol esa faceta a veces juega a tu favor y otras en contra.
El equipo inicial para el 1-4-2-3-1 fue de Ledesma en la portería, defensa de cuatro para Iza y El Pacha Espino en los laterales, pareja de centrales para Fali y Marcos Mauro, en el doble pivote, Jonsoon y Bodiger, que para mi fue la sorpresa en el once, línea de tres por delante con Alex, Jairo y Perea, quedando como referente arriba Álvaro Giménez.
Desde el inicio se pudo ver que el Cádiz no estaba dispuesto a conceder absolutamente nada, para ello se pertrechó en su campo no dejando ni un solo resquicio por donde el Barcelona pudiera hacerle daño. En el minuto 8 tras la salida de un córner, Fali peina el balón para el área de meta, y Mingueza toca de cabeza para su propia portería, Ter Stegen no puede sacarla y Álvaro Giménez remata a mi entender cuando el balón ya estaba dentro de la meta.
Con el Cádiz por delante no hubo ni una sola jugada en la que el balón pasara al campo del Cádiz y no estuvieran todos los amarillos por detrás del balón, la presión era asfixiante, las ayudas entre sus jugadores eran permanentes y fruto de ese trabajo el Barcelona no gozó casi de ninguna ocasión de gol. Y no es fácil multiplicarse en labores defensivas cuando el contrario tiene tanta calidad. A la media hora de juego, Marcos Mauro tiene que ser sustituido, se lesiona a la salida de un córner pisando mal, parece que era una lesión en su tobillo, en su lugar sale Alcalá. El último cuarto de hora de partido el Cádiz siguió el guion al pie de la letra, sabía que si no se salía del mismo al Barcelona de lo que va de liga le iba a costar sacar algo del Carranza. Con el Barça perdiendo quizás nos faltó llegar alguna vez más, pero no estuvimos finos cada vez que recuperábamos el balón, unas veces por precipitación, otras porque el contrario la recuperaba pronto y las menos por falta de fe, es lógico pensar que si le vas ganando a un grande te tienes que pensar muy bien donde y cuando pierdes el balón. En la segunda mitad el Barcelona refrescó el ataque y sacó a Dembelé y a Pedri, en la caseta se quedó un decepcionante Coutinho, y Mingueza. Pero el Cádiz siguió la misma dinámica, no se perdía la concentración ni el sitio y al Barcelona le costaba un mundo no solo llegar, sino ni tan siquiera chutar a nuestra portería.
Aunque estaba claro que el Barcelona era el dueño del balón y que también sabemos que es un equipo que sabe como hacer muchos ataques por las bandas, abriendo mucho el campo, en uno de ellos Jordi Alba se mete al área por su banda y su centro toca en Alcalá, el balón despista a Ledesma y se cuela junto al poste derecho sin que el portero pueda hacer nada, empataron los visitantes de la misma manera que había marcado el Cádiz, por errores defensivos.
Pero poco le duró la alegría a los catalanes, porque en el minuto 63 Negredo se aprovecha de un saque de banda de Jordi Alba a Lenglet, el central se confía dejando pasar el balón y Ter Stegen llega tarde, el delantero del Cádiz va con más fe llevándose el balón limpiamente, lo controla en el área de meta, y Dest se pasa de frenada al querer interceptarlo y Negredo hace el segundo para los nuestros a puerta vacía. De nuevo el Cádiz saca petróleo de una jugada intrascendente, pero en el fútbol cuando te regalan hay que aceptar el regalo.
Con el marcador por delante de nuevo las cosas siguieron siendo como en la primera mitad, mucho control del juego para los visitantes y un trabajo casi inmaculado para los nuestros. Y cuando ellos terminaban alguna jugada ahí estaba Ledesma para abortar cualquier ocasión, hoy de nuevo el argentino ha hecho un partido muy completo, concentrado al máximo y muy bien colocado en cada acción que le llegaba. Con el equipo por detrás Koeman da entrada a Trincao en el lugar de Dest, otro cambio muy ofensivo, porque en realidad ya no le quedaba otra. A los dos minutos de hacer el último cambio el Barcelona, Álvaro Cervera da entrada a Boby, Augusto Fdez y a Iván Alejo, se retiran del campo, Jairo, Jonsson y Alberto Perea, hoy de nuevo hemos visto al mejor Perea, al jugador que la temporada pasada «se salió».
El Cádiz con el equipo refrescado siguió a lo suyo sin perder la fe y aguantó las embestidas visitantes sin pasar demasiados apuros. También entraba dentro de la lógica que por muy mal que lo estuviera haciendo el Barça, con Dembelé, Griezmann, Pedri, Braithwate, De Jong y Messi en el campo pudieran terminar alguna jugada en gol. Pero hoy el Cádiz no estaba dispuesto a que eso ocurriera y aguantó hasta el final con el 2 a 1 a su favor, tres puntos que valen como si le hubiésemos ganado a otro rival pero que todos sabemos que no es así. Porque la carga de autoestima que tienen estos no los tienen cuando al equipo que le ganas es de tu liga particular. No queda otra que felicitar de nuevo al equipo por esta histórica y merecida victoria, un Celta en alza nos espera. ¡ A seguir sumando !.
Comentarios desde Facebook

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: