DeportesLa Mirandilla

DESDE MI BANQUILLO: C.D. Tenerife 1 Cádiz C. de F. 1

La crónica de Antonio Cama

Empate lógico después de haber visto el partido, porque ninguno de los dos equipos hizo méritos para ganar, demasiado botín para ambos haber conseguido un gol cada uno.

Esta noche en Tenerife, no se ha visto la mejor versión del equipo, para mi, demasiadas imprecisiones y mucho nervisosimo, lo único que no le ha faltado al equipo es lo que da siempre, lucha, entrega y trabajo, pero eso nunca es suficiente para ganar, cuando el contrariro propone lo mismo.

El once inicial se pareció mucho al del último partido jugado, con el 1-4-2-3-1 habitual, salimos, con Cifuentes en la portería, defensa de cuatro para Iza Carcelén y el Pacha Espino en los laterales, pareja de centrales para Fali y Marcos Mauro. En el doble pivote Garrido y Josémari. La línea de tres por delante de ellos, fue, para Alejo y Salvi en las bandas con Alex Fdez por el centro, de referente arriba el Choco Lozano.

Hoy no ha sido el día, y desde los primeros compases del partido dimos muestra de demasiado nerviosismo, una faceta no conocida por el equipo en lo que va de temporada. Incluso defensivamente, donde el equipo siempre ha sido rocoso, fruto de ese juego recibimos el uno a cero. Corría el minuto 11 cuando Garrido, Josemari, Fali y Marcos Mauro permiten una combinación cómoda entre Mazan y Suso Santana, el balón llega con ventaja para al segundo que se había internado en el área sin que los centrales pudieran taparlo, el delantero tinerfeño encara a Cifuentes y remata arriba fuerte sin que el portero del Cádiz pueda hacer nada para evitarlo. Después del uno a cero, todo siguió como estaba, porque hoy no era el día, nos costó la misma vida intentar hacer lo que mejor sabemos, y aunque al equipo nunca le faltó actitud, siempre le faltó la tranquilidad necesaria para poner en el césped lo que mejor sabemos hacer. No es cuestión de buscar culpables, pero hoy no hemos visto al mejor Salvi, tampoco apareció casi nunca Iván Alejo, muy solo el Choco Lozano y desconectado en el juego ofensivo Alex Fdez, sin la mejor cara de estos futbolistas, somos menos buenos. Con todo, el Choco pudo hacer el empate en el minuto 20 recibe en el interior del área un centro de Salvi por la izquierda, pero su remate de volea se fué a la escuedra, la clásica jugada que cuando un equipo está espeso el balón nunca entra.

El partido estaba loco, porque tampoco el Tenerife, ganando como iba, supo jugarlo. Los locales también navegaban en una dinámica de imprecisiones que hacía que el partido fuera feo. Las cosas cambiaron para mejor en el minuto 35 de esta primera mitad. Una falta lateral muy bien ejecutada por el pacha Espino, es peinada por Garrido, el balón llega al segundo palo y allí Marcos Mauro de volea la manda al fondo de la portería del Tenerife, un empate que premiaba el mérito que estaban haciendo en el campo el Tenerife y el Cádiz, dicho de otra manera, un empate que era lo que merecían los dos equipos por lo que cada uno aportaba al partido. Con este resultado se fueron los dos equipos a los vestuarios.

La segunda mitad se pareció mucho a la primera, y cada uno dejó en el campo lo mismo, mucho trabajo y entrega, pero poco fútbol, y sin esto, las ocasiones es muy comlicado que lleguen. Ni siquiera los cambios trajeron nada nuevo, ni bueno. El primero en el minuto 60, Cervera da entrada a Jurado para sustituir a un poco participativo Iván Alejo, el sanluqueño ocupa la banda izquierda y su «paisano» Salvi se instala en la derecha. A Jurado le dio tiempo de poco, un disparo desde fuera del área que va flojo a las manos de Ortolá y poco más porque en el minuto 75 se lesiona y tiene que ser sustituido por Nano Mesa. Antes de este cambio se tiene que marchar también lesionado el hoy goleador, Marcos Mauro. En su lugar entra el canterano Sergio González. Con las dos sustituciones, la pareja de centrales pasa a ser Fali y el futbolista del B, y Nano Mesa acompaña a Alex Fdez y Salvi en el trío de medias puntas. Es verdad que las lesiones de Jurado y Marcos obligaron a Cervera a hacer cosas que seguramente no hubiera hecho si estos dos futbolistas no se hubieran tenido que abandonar el campo lesionados.

Lo que restaba de partido sobró, porque ninguno de los dos equipos estaba dispuesto a perderlo, ocasiones hubo pocas y las que tuvieron no fueron demasiado claras. Con este panorama se fueron yendo los minutos y parecía como si los dos equipos se conformaban con lo que tenían. Es verdad que cuando los partidos salen así, se ponen broncos, trabados y difíciles, mejor empatarlos que perderlos. Hoy quizá hayamos visto al Cádiz más espeso, el menos reconocible, el más impreciso, el menos bueno, pero incluso así tiene mérito no perder. En Lugo seguramente volveremos a ser lo que éramos, y por una cosa un otra, no hemos sido hoy.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios