HistoriaVentana del Ateneo

DE LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD (II) A CÁNDIDA, ÚLTIMA ESCLAVA EN LA BAHÍA

por Jose María Jurado

En esta última entrega el autor destaca la actitud abolicionista en España y de gaditanos como Moret o Castelar, así como la última esclava negra en España que falleció en pleno siglo XX en El Puerto de Santa María

Cádiz estuvo entre las ciudades negreras más importantes de Europa, junto con otras como Liverpool, Bristol, Nantes, Rotterdam y Lisboa. De Cádiz partió la última expedición negrera hacia América.

La población esclava de Cádiz alcanzó a tener unas 10.000 personas, según Arturo Morgado (Cádiz Metrópolis esclavista) y la presencia de esclavos era situación acostumbrada. Pedro Parrilla Ortiz (La esclavitud en Cádiz durante el siglo XVIII) utilizando como fuente documental los archivos parroquiales estudia el mercado, precios, bautismos, matrimonios y vida del esclavo en Cádiz en variedad étnica de esclavos negros, moros, turcos y asiáticos.
Un apartado final de este artículo está dedicado a la última esclava negra en la Bahía de Cádiz que murió en El Puerto de Santa María en 1951.
Llama la atención que el primer abordaje legislativo de la abolición de la esclavitud podría, o debería, haberse producido en las Cortes de Cádiz a semejanza de los británicos, pero no se logró y las intervenciones de los diputados abolicionistas como Isidoro de Antillón, José Miguel Guridi y sobremanera Agustín de Argüelles cayeron en saco roto.

En la Constitución de Cádiz no se consideraba ciudadano al individuo de origen no español.
El regreso del rey Fernando VII supuso el retorno del absolutismo, la derogación de todo el corpus legislativo y la disolución de Las Cortes de Cádiz (1814) y persecución de los elementos liberales.

En septiembre de 1817, el Tratado firmado por los monarcas del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda y el Rey de España y de las Indias implicaba la abolición parcial del comercio negrero y una importante compensación económica de 41,5 millones de reales, según ha publicado José Mª García León.
Este “Primer Tratado” hispano-británico tenía como finalidad el fin de la trata, lo que no fue respetado por parte española y, además, se disminuía la producción azucarera cubana. El Tratado entró en vigor en mayo de 1820, con inicio efectivo cinco meses más tarde para determinados barcos, y aunque se tomaron medidas represivas por parte española, se mantenía el negocio de negreros como el de Antonio López, marqués de Comillas.
Con Isabel II se mantendría la esclavitud en las colonias que aún no estaban independizadas, Cuba, Puerto Rico y Filipinas

LA SOCIEDAD ABOLICIONISTA DE ESPAÑA
Inspirada en la inglesa, el puertorriqueño Julio Vizcarrondo crea en 1865, la Sociedad Abolicionista Española (SAE) y el periódico El Abolicionista con 110 socios, de diversas profesiones y confesiones. Su primer presidente fue el alavés Salustiano de Olózaga y la Junta Directiva la formaban importantes figuras de los partidos demócrata, progresista y republicano como los gaditanos Segismundo Moret y Emilio Castelar como Vicepresidente, junto al riojano Práxedes Mateo Sagasta, y miembros de la cultura como Juan Valera.

Sin embargo, las actividades de la SAE (que contaba ya con 700 socios) y del periódico fueron suspendidas en 1867 por orden gubernamental. La sociedad fue sobreviviendo a todos los vaivenes políticos y sociales, la Revolución Septembrina de Cádiz, La guerra de los Diez Años en Cuba (1868-1878) la República, hasta 1884, en que se disolvió por considerar cumplidos sus objetivos.
A pesar de la labor de la Sociedad Abolicionista, la vida cotidiana no contemplaba la desaparición de los esclavos. Más bien todo lo contrario. Los anuncios de venta de esclavos en la prensa eran tan frecuentes, durante prácticamente todo el siglo XIX que Castelar, en1870, produjo un demoledor texto que reproducimos parcialmente,

Buscad el negro en la sociedad. ¿Puede haber sociedad donde se publican y se leen estos anuncios?(….) Dicen: «Se venden dos yeguas de tiro, dos yeguas del Canadá; dos negras, hija y madre; las yeguas, juntas o separadas; las negras, la hija y la madre, separadas o juntas.»
Presentada por Moret, ministro de Ultramar, se aprueba la ley de Libertad de Vientres, que consideraba libres a los hijos de las esclavas.
Por fin, en 1872, con el gobierno de Ruiz Zorrilla, se presenta el Proyecto de Ley de Abolición de la esclavitud en Puerto Rico. Esta iniciativa provocó una feroz oposición en Cuba y en la península. Se crea la Liga Nacional anti-abolicionista, se suceden manifestaciones y marchas a favor y en contra de la abolición.
En 1872, el gaditano Eduardo Benot, Senador y Secretario de la Mesa y en contestación al mensaje Real, pronuncia un famoso discurso, traducido a varios idiomas, cuya segunda parte estaba dedicada a la situación en Cuba.

En febrero de 1873, al abdicar Amadeo se proclama la República Española. Un mes después, Benot es Diputado y Secretario de la Asamblea Nacional y como tal, proclamó la Ley de abolición de la esclavitud en Puerto Rico (22 marzo 1873), uno de los momentos más plenos de toda su vida política.

Desaparecida la República (1874) con la restauración monárquica en Alfonso XII, en 1880 se anuló la Ley de Patronatos al ser votada la abolición la esclavitud en Cuba. Alfonso XII rubricó una ley que terminaría con la esclavitud en la isla caribeña.
Don Alfonso XII, por la gracia de Dios, Rey constitucional de España. A todos los que las presentes vieren y entendieren, sabed: que las Cortes han decretado y Nos sancionado lo siguiente: Artículo 1º. Cesa el estado de esclavitud en la Isla de Cuba con arreglo a las prescripciones de la presente ley. 13 febrero 1880
Sagasta, en 1883, decreta la libertad de más de cuarenta mil esclavos y ordena a los patronos a pagar los salarios debidos. Aunque Cánovas, en 1884, detuvo el proceso, en 1885 muere Alfonso XII y en 1886 por R.D. de 7 de octubre se proclama la definitiva abolición en Cuba.
La abolición plena de la esclavitud fue obra de Sagasta en el año 1886.

 

CÁNDIDA, LA ÚLTIMA ESCLAVA EN ESPAÑA
(EL PUERTO DE SANTA MARÍA, siglo XX)

Cándida falleció en enero de 1951. Resulta sorprendente que en pleno siglo XX hubiera aún una persona esclava, posiblemente la última esclava en España.
El historiador portuense Manuel Pacheco Albalate (Una cara de la esclavitud: la apasionante historia de ‘Cándida la negra’) creemos que fue el primero en investigar sobre el personaje a quien conoció, ya anciana, a finales de los 40. Según su investigación siendo Cándida adolescente, a mediados del siglo XIX y tras el naufragio del barco en el que iba como esclava, Cándida apareció en las playas de El Puerto donde un campesino la encuentra y la lleva a su vivienda en la calle Lechería, 5 donde viviría hasta su muerte.
Las informaciones proporcionadas por los investigadores Eduardo Arboleda Ballen y Luis Suárez Ávila en sus respectivas webs, así como la novela La última negra original de José-Joaquín García de Romeu, basada en la biografía conocida de esta esclava negra, siguen en mayor o menor medida el patrón del historiador Pacheco que nosotros, a su vez, seguimos.
Nacida en Luanda (Angola) en 1845, importante ciudad negrera, y aunque los portugueses abolieron la esclavitud (en 1836) antes del nacimiento de Cándida, todo hace indicar que en algún momento de su vida fue transportada por el comercio trasatlántico de esclavos, posiblemente a Cuba.
De allí, siendo aún joven la envían a España, y tras sufrir un naufragio aparece en las playas portuenses. En El Puerto de Santa María vivió, pobre y siempre en la misma casa de la calle Lechería, 5 hasta su muerte.
En la década de los 40, siendo muy mayor, estaba emparejada con un gitano pero no tuvieron hijos. No se casa con él hasta que los jesuitas la obligan a bautizarse y legalizar su matrimonio. A partir de ahí se llamó Cándida Huelva Jiménez.
El mismo año en el que se firma el Tratado de París que, con el tiempo, llegaría a ser la Unión Europea, ese mismo año, 1951, todavía existía la esclavitud en España. Al menos una, posiblemente la última esclava, persona muy conocida en El Puerto de Santa María.
A la edad de 110 años tras 20 días luchando por la vida fallece el 22 de enero de 1951, Cándida Huelva Jiménez en el Hospital de San Juan de Dios de El Puerto, ingresada por quemaduras graves por accidente doméstico.
Cádiz, puerto negrero de primer orden, de donde partió el último cargamento de esclavos, también, en su bahía, fue lugar de fallecimiento de la última esclava negra en España.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios