Listo los de Atrás Semana Santa

…¿Cofrades a la Calle? No hay votos

Escrito por Pablo M Sanchez

Aunque todo hace indicar que para abril tendremos un escenario de casi total normalidad, no se puede bajar la guardia y, en gran porcentaje, dependerá de nuestro comportamiento a nivel social y de las “sesudas” decisiones de nuestros políticos en estos meses. También dependerá de   la masiva o no asistencia a un Carnaval “Callejero” en sus fechas propias que, a día de hoy, también es de incierta celebración. Y, por supuesto, sin perder de vista al maldito Covid-19 cuya variante Ómicron se descubrió en Sudáfrica la última semana de noviembre y a la semana estaba ya en todo el planeta.

 

El mundo cofrade, en ocasiones aletargado dos años, parece en particular en Cádiz que no se ha trabajado mucho de cara a la hipotética Semana Santa 2022. De hecho, por parte del Consejo, se ha limitado al simple “se celebraría como estaba previsto en 2020”. Ni siquiera se ha empleado tantísimo tiempo libre en solucionar el esperpéntico problema de la Carrera Oficial. Esperpéntico porque un recorrido oficial en que las Cofradías pasen dos veces o más por el mismo sitio y se tengan que cruzar en el mismo lugar es esperpéntico; porque una Carrera Oficial con la Catedral en el medio del itinerario es un Esperpento.

 

Particularmente no contemplo otro escenario que una Semana Santa 2020 perfectamente normal o celebrarla como el año pasado sin procesiones, nada de pamplinas de Plan B ni elucubraciones febriles de políticos, dirigentes e “Iluminatis” varios del panorama morado.

 

La alternativa de calles y avenidas amplias falla por la particular fisionomía urbana de la ciudad de Cádiz y sólo en la mente de Doctores “Liendris Moradis” y demás pseudocofrades de autopista se plantean recorridos por la Avenida y Canalejas saliendo y recogiéndose las cofradías en la Catedral. Gente, además, que de producirse el hecho ni siquiera estarían en Cádiz. Los “montaítos” de “pringá” del Patio de San Eloy tiran mucho…

 

No parece suficiente, también, las pruebas a los cargadores y las ilusorias medidas sobre relevos, segundas cuadrillas y extractores de aire bajo los pasos. Medidas también salidas de cerebros “privilegiados” que no valdrían para nada sin hacer que los cortejos, ciriales, bandas… y público estuvieran testados de Covid horas antes.

 

Pero el colmo surrealista sería el de los que proponen limitaciones de aforo en las calles… Lo primero que habría que decidir, con lo que cuesta decidir algo en Cádiz, sería que es una calle estrecha en Cádiz. Y luego establecer quien es el que va a Jabonería, a la Plaza de las Canastas o a la salida del Perdón… ¿el primero que llegue, los hermanos, los que viven allí…? ¿habrá que apuntarse en las taquillas del Parque Genovés guardando una gaditana cola?, ¡Habrá Reventa!…

Porque aquí para eso del aforo sólo interesa mantener la distancia en la Carrera Oficial y poner más palcos.

 

Por todo esto expuesto y por la alteración de lo tradicional prefiero una Semana Santa normal normal de “tó la vida” y, aún teniendo más ganas que nadie, si no se puede no se puede. Tocará apretar los dientes y esperar a la 2023.

 

Tocará volver a valorar todo lo importante que esta Pandemia ha demostrado y que ha puesto a las Hermandades a la cabeza de la ayuda social dejando en evidencia a gran parte de la Iglesia que, ademas, tan poco quiere a las Cofradías. Tocará volver a demostrar la gran vida interna y devoción de la mayoría de las Hermandades y del pueblo gaditano, a pesar de lo que muchos piensan.

 

Esperemos poder ver nuestras procesiones en 2022 como siempre las vimos, sino… tocará esperar otro año.

Califica

Sobre el Autor

Pablo M Sanchez

A %d blogueros les gusta esto: