Actualidad Carnaval

COAC PANDÉMICO 5/5 (2)

Escrito por Pablo M Sanchez

En este concurso atípico, extra-temporal y reducido que estamos viviendo se están evidenciando las carencias, estridencias y caos que arrastra el COAC desde hace años y que cada vez lo alejan más de lo que era el “Falla” y lo acercan más a un Eurovisión del folklore regional.

 

El “peculiar” Jurado no viene más que ha confirmar que la deseada organización municipal es y sería lo mejor pero si se toma en serio, no como el que organiza el festival de agrupaciones de un Instituto para fin de curso. Del recordado Pepe Mena tendrían mucho que aprender.

 

La base del concurso es que es, básicamente, un certamen de letras y el Reglamento, cambiante habitualmente, ni lo deja claro ni favorece que se mantenga lo esencial, las Coplas de Cádiz. Porque éste es un Concurso de Cádiz y debe premiarse lo que suene y sea Cádiz. Y todos sabemos esas claves no escritas que hacen y reconozcamos a las agrupaciones de sabor gaditano.

 

Ese sabor y soniquete decimonónico es el que llamó la atención de las cadenas televisivas y el que ha hecho que la dimensión del Carnaval de Cádiz sea nacional. El aficionado de fuera busca eso, que sea algo peculiar que sea de Cádiz. No está interesado en ver grupos cómicos que suenan a la murga de su pueblo o a los Chanclas, no ve la peculiaridad de ver un musical que ya ha visto en la Gran Vía, ni quiere ver “estrellas” de Operación Triunfo ni piezas cómicas aspirantes a ser de Mastriopero.

 

Si todo esto los Jurados lo van ignorando y premiando lo contrario año tras año muchos pensarán en sacar el tipo señero y original de agrupación de Cádiz. Pero, ojo, aquí no se está abogando por un localismo exacerbado ya que agrupaciones de fuera, incluso de la provincia, han traído obras muy buenas y muy gaditanas. Porque éste Concurso es de Cádiz y o, vía reglamento, se cuida o en unos años vendrán el Orfeón Donostiarra, Os Muñeiros de Sanxenxo y Los Inhumanos.

 

Pero claro, para eso hace falta un reglamento sencillo, claro y contundente. Y hace falta gente que lo aplique con rigor y preparada. En  este año, en que la pandemia parece que sigue en el concurso, hemos visto la poca claridad normativa a la hora de clasificar agrupaciones que en lo esencial incumplían el reglamento pero en la letra pequeña encontraron hueco. Hace ya años que tu no puedes hacer un pantalón Levis exacto y ponerle Lebis, la marca original te denunciará y ganará el juicio… y con esto estaría dicho todo.

 

Pero es que encima, como no teníamos bastante ya en Cádiz, el “peculiar” Jurado de este año, rodeado de polémicas, filtraciones, manifestación pública de preferencias… está dejando el COAC a la altura del betún. Todo ello rematado con una puesta en escena paupérrima indigna de la Ciudad y de un Falla más que centenario. Haciendo reivindicaciones, que aunque justas, fuera de lugar, manteniendo un constante trasiego en su palco que da lugar a sospechas y realizando todo tipo de hechos menos el hecho para el que fueron nombrados y aceptaron: Puntuar.

 

Poco podemos esperar si la Secretaria, imagen pública del COAC, da una imagen de desidia y falta de interés por el Concurso de Agrupaciones de Cádiz, permitiéndose incluso valorar la motivación de los autores y componentes dejando entrever un simple interés crematístico.

 

No es tan difícil encontrar en Cádiz un Jurado que ame, respete y entienda de Carnaval. Fórmulas hay muchas, dos ejemplos: En los Oscars las votaciones son emitidas por los que ya han sido galardonados sin votarse a si mismos. Que voten del 1 al 10 los que han sido primeros premios en cada categoría. Los Nobel se dan por un comité de expertos elegido entre los premiados y supervisado por la Real Academia de la Ciencias (Autores)… son sólo algunas ideas.

 

El problema de todo, al no haber tiempo, es que para el 2023 siga igual o peor la COSA o COAC porque cada vez estamos más alejados del Falla.

 

Pablo M. Sánchez

Califica

Sobre el Autor

Pablo M Sanchez

A %d blogueros les gusta esto: