Actualidad

Carranza ForEver

Dicen que los vendedores de humo o lo que es lo mismo quienes carecen de gestión son especialistas en crear polémicas absurdas como maniobra permanente de distracción.

No sabemos si será el caso pero el tema del cambio de nombre del estadio que ha sido escenario de fama mundial con aquellos inolvidables trofeos veraniegos raya el esperpento.

Desde su inauguración en 1955 hace la friolera de 65 años, el estadio donde juega nuestro queridísimo Cádiz CF supuso para sus socios, además de un hito de modernidad, abandonar aquellas gradas del raquítico Campo de Deportes Mirandilla justo al lado de donde se fusilaron a tantos inocentes en aquella pesadilla que resultó la sublevación militar de 1936.

Sí, junto a la tapia de la localidad lateral que daba y sigue dando, hoy colegio de Las Esclavas, al callejón que existía detrás de los corrales de la desaparecida plaza de toros en las inmediaciones de la actual calle Santa Rafaela María.

Solo ya por este motivo debería por coherencia abstenerse quien proponga esa majadería de Nuevo Mirandilla porque desde un punto de vista reparador y democrático es como salir de Guatemala para entrar en Guatepeor.

Y si se trata de ajustarnos a la denominada Ley de la Memoria Histórica bastaría con borrar el nombre y cualquier alusión a los alcaldes franquistas (padre e hijo).

Muchos indignados ciudadanos han consultado que Carranza a secas es solo un toponímico de origen vasco en la provincia de Vizcaya (Karrantza Harana) con miles de similares apellidos repartidos por la geografía.

Por lo tanto el interesadamente desempolvado Mirandilla por «historiadores de guardia» donde nuestro Cádiz se vio obligado militarmente a jugar y agasajar a selecciones de soldados alemanes nazis durante la terrible contienda, mejor ni recordarlo.

Nuevo Estadio Carranza sería siempre la solución menos mala y defendida por miles de aficionados al fútbol en todas las latitudes.

Un mismo apellido puede tener diferentes linajes lo mismo que el latín no tiene que ver forzosamente con la Iglesia.

Qué no tengamos que culpar de una decisión errónea por el mal asesoramiento en este asunto al ayuntamiento gaditano «que la ignorancia hace osadas a las personas que carecen de escrúpulos.

Ingeniero de Caninos

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: