ActualidadVentana del Ateneo

Apuntes de la Historia de Cádiz. Historia de Cádiz en el Museo del Louvre de París. El Bronce de Lascuta.

Se trata de una inscripción que se conserva en el museo del Louvre de París, y que contiene parte de un decreto emitido por el general romano Paulo Emilio en el año 189 a.C. en favor de los habitantes del lugar llamado Turris Lascutana hoy día Alcalá de los Gazules. Cuyos pobladores se encontraban sometidos en el momento de la conquista romana a la condición de siervos o servidores bajo el control de la ciudad de Asta. Importante ciudad que fue del bajo guadalquivir de la campiña Gaditana y que está perfectamente localizada en Mesas de Asta.


Esta pieza en cuestión, llamada «El Bronce de Lascuta» no esta exenta de cierta controversia en cuanto a datos de su descubrimiento se refiere. Es una placa de bronce con una anilla lateral. Tiene unas medidas de 22,4 x 14 x 0,2 cm. Fue hallada en 1866, y según apuntan algunas investigaciones a 6 km del actual municipio gaditano de Alcalá de los Gazules.

Aunque las investigaciones más recientes ubican el hallazgo en el mismo Alcalá, dentro de lo que fue la antigua Bética romana . Se ha podido fechar como ya hemos dicho en el año 189 a. C., por lo que sería el documento en latín más antiguo de España.

A continuación exponemos el texto y su traducción:

L(ucius) Aemilius, L(ucii) f(ilius) imperator decrevit / ut qui hastiensium servi /in Turri Lascutana habitarent / liberi essent,agrum oppidum- que /quod ea tempestate possedisent /item pos- sidere habereque /iussit dum populus senatus- que / Romanus vellet.

“Lucio Emilio, hijo de Lucio, imperator, ha decretado que los esclavos (siervos) de los hastenses que habitasen en la Torre Lascutana fuesen libres, y también mandó que tuvieran y poseyeran el campo y la ciudad que entonces habían poseído
mientras lo desease el pueblo y el senado romano.

 

Las investigaciones más recientes a la que nos referíamos, cursadas por el escritor e investigador Ismael Almagro Montes de Oca, indica que «El Bronce de Lascuta» no se habría hallado en la Mesa del Esparragal como tradicionalmente la ubica, sino que se descubrió en la iglesia parroquial del Mártir San Jorge de Alcalá de los Gazules cuando se procedió a realizar unas reformas en 1863, siendo párroco Francisco de Paula Castro y Moreno.
Tras el hallazgo, la placa pudo ser vendida según la hipótesis principal al ingeniero polaco Ladislas Lazeski, quien posteriormente negoció con el Museo del Louvre donde se conserva hasta ahora.

Sin duda una historia apasionante por la importancia histórica de la propia pieza. Y que debería de estar en el Museo Provincial de Cádiz.

Fuentes:

-Ismael Almagro Montes de Oca.

-Diario de Cádiz y Provincia.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: