Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
3X4 Carnaval

TRES PUESTOS DE TRABAJO CARNAVALESCOS

Jose María Jurado
Escrito por Jose María Jurado

El ayuntamiento gaditano ha convocado tres plazas de apoyo al Coac y al Carnaval, que merecen prestarles la debida atención. Nos alegramos por  los beneficiados y por el Carnaval. ¡ Aleluya, Aleluya! y lo que sigue como decía la chirigota del Sheriff. De  las tres plazas creadas  nos detendremos en la denominada Auxiliar de Carnaval.

Vaya por delante que este Auxiliar en ningún caso forma parte del Jurado Oficial sino que es parte de la organización por lo que recibe unos emolumentos y unas instrucciones de la Concejala bien directamente o a través de persona delegada.

Por su parte, ¿para complicar las cosas? el Jurado Oficial tiene entre sus miembros a  un Ayudante  de Palco nombrado a dedo, no por el Presidente que sería lo lógico, sino por por la Junta de Gerencia (Bases del Coac, Artº 12-5) de actuación altruista, como todos los miembros del Jurado, y que recibe instrucciones del Presidente del mismo. Aclaramos; hay un Auxiliar y un Ayudante, uno de Carnaval y el otro de Palco, uno cobra y el otro no. Hasta aquí nada que objetar aunque tiene su importancia como veremos. Nos referiremos desde ahora exclusivamente al Auxiliar de Carnaval.

Entre las 15 funciones a desempeñar por este auxiliar llaman la atención las funciones números 7,  10  y 11 que analizamos someramente.

La FUNCIÓN  7ª  indica que el auxiliar tendrá como responsabilidad:“Relación entre el Jurado del COAC y las distintas agrupaciones”

Esto no lo autorizan las Bases del COAC que, aparte de no reconocer esta figura, indican con toda claridad que el Secretario del Jurado es “el único portavoz ante el Patronato y representantes legales de las agrupaciones” (Artº 14-6).

¿Qué quiere decir, pues, la función de relación entre el Jurado y las distintas agrupaciones? La pregunta es pertinente porque la convocatoria y la  información oficial no aclaran nada y a saber qué instrucciones orales recibe el Auxiliar al respecto y cuál sería  la postura del Secretario, nombrado a dedo y del electo Presidente, llegado el caso.

La FUNCIÓN Nº 10 es el trueno gordo de las responsabilidades del Auxiliar, puesto que,  una de sus obligaciones es llevar, ¡ojo!  el  “CONTROL DE FIRMAS Y ACTAS DEL CONCURSO”

Ahí va eso, así, directamente, sin anestesia, sin más explicación y sin ejemplo alguno, a pesar de la importancia y trascendencia de esta función. Dicho en gaditano, tiene mandanga el invento.

Porque ¿qué firmas tiene que controlar si el Jurado tiene un Secretario que es responsable de firmas y Actas? ¿A qué Actas se refiere?  ¿Debe el Secretario entregar, a su requerimiento, firmas y Actas a este Auxiliar a pesar de que, según las BASES, esta figura es –repetimos-  inexistente y saltándose a la obligatoria figura del Notario?

Por si no se han enterado de la tela que hay que cortar esta FUNCIÓN 10ª se contradice y choca frontalmente con  las Bases del COAC  donde claramente se manifiesta (Artº 14-4) que el Secretario del Jurado “es responsable EN TODO MOMENTO de fichas y toda documentación”  lo que decir quiere que esta función del Auxiliar no exonera la responsabilidad legal del Secretario.

No se explica qué hace el Auxiliar con estos documentos ¿A quién se los entrega? ¿Quiénes tienen acceso a los mismos?  Añadimos que en caso de conflicto por la interpretación de la norma ¿debe prevalecer el criterio del Auxiliar que, en buena lógica, obedecería las instrucciones de sus superiores?  O, más bien ¿se negará el Secretario, cumpliendo las Bases, a entregar documento alguno a quien no debe?

No olvidemos que frente a las dos listas habidas de candidatos al Jurado Oficial (Presidente y Vocales) para vanagloria de algunos porque se amplía la participación democrática frente al oscurantismo anterior, para el importantísimo cargo de Secretario no hay lista alguna, no hay candidatos, se acabó la participación y ¿vuelta al oscurantismo?

Al Secretario no lo elige el Presidente  de entre personas de su confianza, sino que viene impuesto.  Se le nombra a dedo por la organización, directamente sin que el Presidente  pueda resistirse. Y aquí se acabó la participación, señoras y señores.  Aquí no pasa ná. Sea o no sea esto un cachondeo, seguro que algunos están recordando el estribillo de Los Dedócratas porque el cargo y el nombramiento  han sido a deo.  Algo  huele mal, no me digan que no.

Finalmente la FUNCIÓN nº 11 responsabiliza al Auxiliar del “TRASLADO DE NOTIFICACIONES Y PUNTUACIONES A LA PRENSA”

Si el Auxiliar tiene el control de Actas y dios (Momo) no lo remedia,  y se le añade el traslado de puntuaciones a la prensa por alguien que –repetimos- NO pertenece al Jurado queda en entredicho el  Artº 16.2 que obliga a los Vocales a entregar las fichas cumplimentadas al Secretario, para su custodia, al igual que las Actas.

Naturalmente que el Ayuntamiento tiene derecho a hacer experimentos, pero mejor en casa y con gaseosa  que con las cosas de comer no se juega. Y nuestro Carnaval, aunque yo preferiría otro proyecto de ciudad y otras circunstancias laborales y culturales es el evento  más importante de la ciudad, el que le da más proyección exterior y sólo por eso hay que cuidarlo. Y dentro del Carnaval el Coac y el Jurado, piezas fundamentales que merecen una disposición mejor.

José Mª Jurado

Profesor Titular.UCA

Sobre el Autor

Jose María Jurado

Jose María Jurado

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: