Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Actualidad Al Liquindoi

PEQUEÑAS IDEAS PARA CANDIDATOS ELECTORALES AL AYUNTAMIENTO

Jose María Jurado
Escrito por Jose María Jurado

Tal y como pregona el título, este articulito pretende colaborar con la mejora de esta ciudad con algunos datos simples que, además, casi no tengan coste alguno ni administrativo ni económico.

 

1-   TEATRO ROMANO

Más exactamente parada del autobús urbano, dirección entrada a la ciudad, justo frente a la puerta principal del Teatro Romano que, algún día, estará terminado. La parada se llama Mirandilla, se supone que por la cercanía del colegio cuya puerta principal, a diferencia del teatro, no mira al Campo del Sur, sino que le da la espalda.

En la actualidad bautizar este apeadero como parada del Teatro Romano, sería una medida casi sin coste alguno más allá de los paneles informativos y la megafonía de los propios autobuses. Se justifica no sólo por razones de antigüedad, sino de importancia histórica y turística. La parada del Teatro Romano se iría incorporando al lenguaje cotidiano del gaditano y facilitaría la ubicación al turista. Ignoro los procelosos procesos, municipales y espesos, para conseguir esta pequeña modificación que aquí se ofrece, gratis, a los candidatos.

 

2.-   PARQUE(S) DE VARELA

El plural lo justifica el hecho de que haya un Parque Varela Norte y otro Parque Varela Sur, según se puede comprobar en los rótulos instalados por el ayuntamiento. Pero, como aquí tendemos a complicar las cosas y, por ejemplo, llamar plaza de toros a la que no lo es, pues a los parques citados les llamamos, oficialmente, Erytheia y Kotinousa en recuerdo a las dos islas que, al colmatarse el canal Bahía-Caleta, formaron nuestra ciudad. También hay rótulo municipal al respecto.

Aún se complica más la cosa cuando un cercano supermercado publicita en cartelones que se ubica frente al Parque de Varela. Para más inri la megafonía de los autobuses al acerarse avisa que, la próxima parada es Cuarteles. Así, en directo puro sin anestesia ni nada, tenemos todos estos nombres; Cuarteles, Erytheia, Kotinoussa, Valera Norte y Varela Sur. El resultado es que el ayuntamiento de la época contribuyó al lío al bautizarlos con doble nomenclatura. Parque Erytheya (subtitulado Varela Norte) o bien Parque Kotinousa (Varela Sur). Todavía hay más; en una alta y blanca pared un azulejo reza Jardín Erytheia. Y para acabar de rizar el rizo, en el interior del recinto, unos paneles informativos informan (¿?) del “Proyecto Parque Varela” junto a otros que nos indican que estamos en los parques Erytheia y/o Kotinoussa.

Yo, la verdad, qué quieren que les diga, prefiero las denominaciones de las islas por razones históricas, e incluso didácticas, y conocimiento de nuestra antiquísima ciudad y por el gasto mínimo que supondrían.

3-   JARDIN(ES) DE VARELA

Como no hay dos sin tres, tenemos otro parque-jardín más, con parecida denominación. A no mucha distancia de los citados parques de Varela hay un jardín, también de Varela. Son los terrenos ajardinados del chalet de Varela, aún existente, construidos por contribución obligatoria del pueblo de Cádiz. Los terrenos se rescataron y se levantó un jardín público en el mismo denominado Jardines de Varela, aunque desconozco si por alguna cláusula de obligado cumplimiento o por acuerdo municipal.

El caso es que, aunque en Cádiz en la democracia y en el franquismo, a la Plaza de Mina o a la de San Antonio por citar dos ejemplos, siempre se las han denominado así en lenguaje cotidiano, ignorando el rótulo y denominación oficial, los tres parques, tres, de Varela me temo que seguirán siendo conocidos con tan liosa y confusa denominación.

Pero con independencia de que la legislación actual de memoria histórica obligue a cambiar nombres con lo que parque de Varela sobraría, lo importante estimo que es minusvalorar de hecho a Erytheya y a su hermana Kotinoussa, donde se asienta el Cádiz más histórico, el fundacional fenicio, y el romano sobre todo. Todo ello, en una ciudad en la que nos gusta presumir de trimilenarios, con monolito y todo, esto es un contrasentido.

No me digan que no.

Sobre el Autor

Jose María Jurado

Jose María Jurado

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: