Listo los de Atrás Semana Santa

El Vía Crucis Gaditano

Pablo M Sanchéz
Escrito por Pablo M Sanchéz

Estos eventos tan comunes en la Andalucía cofrade en la última década parece que están  contribuyendo al conocimiento de lo ajeno, a la cultura del viaje regional y a un alivio a la maltratada hostelería local.

 

Pero también se empieza a notar una saturación de este tipo de manifestaciones que corren el riesgo del hartazgo como ya está pasando con la cartelería y los conciertos de bandas. Se da el caso de imágenes de Cádiz que desde 2005 han salido ya hasta 6 veces fuera de su momento más importante y lúcido que es el día de salida en Semana Santa.

 

Lo más positivo es el amplio muestrario de estilos que posee la Diócesis , a la que sumaríamos los estilos jerezanos y sanluqueños para obtener una provincia única en Semana Santa.

 

La rica imaginería y arte sacro que poseemos de la que hubo una pincelada en dicho Vía Crucis Jubilar. La buena música escuchada, en su mayoría provincial. Para terminar con el ambiente de camaradería existente entre los participantes de la procesión.

 

En el debe, como siempre, el comportamiento de algunos sectores del público que en esta ocasión era muy forastero -dándose el caso de más de 3000 visitantes del Campo del Gibraltar- lo que hace y retrata a algunos “gurús” capitalinos que siempre achacan este problema a nuestra ciudad cuando en realidad es un mal que afecta globalmente a la sociedad actual.

 

También se produjeron algunos desajustes horarios, parones, adelantamientos y precipitaciones. Lo cual confirma que el tema, tan manoseado en Cádiz por los “doctores honoris cofrades”, de que la marcha, ritmo y tránsito de las Cofradías por un punto no es en nada achacable a los estilos de carga.

 

Se da el caso incluso que el estilo Cargador, de Cádiz y La Isla fue incluso el más diligente de los vistos. Dos estilos que nacen de la misma raíz y en andares son prácticamente iguales y que resisten , como islas que son, a la globalización del costal.

 

Siendo lo más penoso la cantidad de gente que va a este “espectáculo” con la única idea de “adorar” a una herramienta para llevar los pasos o solo con vista para una banda. Tristemente muchos de la Capital.

 

Todo lo vivido y visto ayer no hace más que confirmar que el mimo, cuidado y mantenimiento de un estilo único es lo que Consejo y Cofradías deberían de blindar, la forma tradicional de la Carga de Cádiz. Aprendamos de la Isla, donde la JCC impulsa con el Ayuntamiento la declaración de la Carga Isleña como Bien Inmaterial de Andalucía.

Sobre el Autor

Pablo M Sanchéz

Pablo M Sanchéz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: