Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Deportes La Mirandilla

DESDE MI BANQUILLO A D. Alcorcón 1 Cádiz Club de Fútbol 2 -Antonio Cama

Redacción
Escrito por Redacción

Esta mañana el Cádiz Club de Fútbol sacó a flote las dos caras que tiene el fútbol, la mala en la primera mitad y la buena en la segunda, ganando un partido muy complicado y que parecía casi imposible un cuarto de hora antes del final.

De inicio el 1-4-2-3-1 nos trajo una alineación inédita y con varias sorpresas, algunas obligadas y otras por decisión técnica. El equipo inicial dejaba muy claro que Cervera quería empezar el partido sorprendiendo al rival. En la portería Cifuentes, defensa de cuatro con Robert Correa en el lateral derecho y el regreso de Matos tras la lesión de Brian en el izquierdo. Pareja de centrales para Sergio Sánchez y Marcos Mauro que recuperó el sitio tras su partido de sanción. Anecdóticamente el central fue el protagonista decisivo del resultado final del partido. En el doble pivote Garrido y Edu Ramos que entró en el once en lugar de un Josemari que tampoco pasaba por su mejor momento. La línea de tres por delante de ellos para Salvi en la derecha, Machís en la izquierda y Aketxe por el centro, de referente arriba, el nuevo fichaje del mercado de invierno, Querol.

La primera parte del Cádiz fue mala, sin posesión (que no es ninguna novedad), sin ritmo, sin ocasiones y defendiendo también mal. El equipo no se encontró nunca cómodo, porque le faltó de todo y su rival sin hacer demasiado propuso más, mucho más. El Cádiz del primer fue un equipo poco reconocible, y pasó muchos más apuros que de costumbre. También es verdad es que ellos no nos crearon demasiado peligro. A la media hora de partido el equipo local se pone por delante en el marcador y el gol define claramente como jugaba este Cádiz en esa fase del partido. En un ataque local Borja Galán recibe en banda izquierda, Garrido y Robert Correa tratan de presionar para robar el balón, pero el delantero del Alcorcón se va con facilidad de los dos, llega cómodo al área y su centro raso atrás lo recibe cómodamente Dorca que remata inapelablemente a la red. El uno a cero ponía por delante al equipo que hizo más, un Alcorcón que sin llegar a dominar claramente era el que propuso un poquito más en el tiempo que se llevaba jugado. Desde ahí hasta el final todo siguió como estaba y el Cádiz continuaba sin enterarse de que iba la película. Solo en el último minuto de este primer tiempo llegamos con claridad por la banda derecha, el centro raso de Correa atrás es rematado mal por Garrido que llegó cómodo y sin marcador rematando muy lejos de la portería, el vasco dejó claro que no es un futbolista habituado a tener esas ocasiones de gol.

La segunda mitad fue otra cosa, el Cádiz sacó todo lo que le faltó en la primera y desde el inicio fue mucho mejor que su rival, tanto, que antes del primer minuto Aketxe y Salvi dieron más trabajo a Jiménez que en los primeros 45 minutos de partido. La actitud del equipo fue otra bien distinta desde el inicio de esta segundo tiempo, y se pudo ver al mejor Cádiz de las últimas jornadas. También fue sorprendente ver en esa segunda mitad al mejor Aketxe desde que llegó esta temporada. A falta de media hora para la conclusión del partido, Cervera movió el banquillo saltando al campo Lekic en sustitución de Salvi que sigue sin encontrar su mejor versión, con el cambio el Cádiz pasó a jugar 1-4-4-2 con Lekic y Querol arriba, y un centro del campo con Aketxe, Garrido, Edu Ramos y Darwing Machín.

Siguió el Cádiz jugando para conseguir un resultado mejor, y obligando al Alcorcón a posicionarse en el campo mucho más retrasado. En el 73 Álvaro se jugó los dos últimos cambios sacando del campo a los dos medios centros, entraron Josemari y Alex Fdez en sustitución de Edu Ramos y Garrido, el equipo ganó más en posesión que era lo que necesitaba a esas alturas del partido. Con el roteño y el madrileño en el campo el equipo mejoró en el juego ofensivo y refrescó las ideas para seguir teniendo fe en que el resultado fuera mejor. Una jugada clave del partido ocurrió en el minuto 80, Laure recibe la segunda amarilla y deja a su equipo co 10, un duro golpe para un equipo que no era el del primer tiempo y que estaba sufriendo para detener a un Cádiz que necesitaba marcar, cuando esto le sucede al equipo que va ganando la mentalidad defensiva del mismo se multiplica por mucho, piensan que van por encima del marcador y que se han quedado con un jugador menos, ya no arriesgan tanto y se repliegan más, es una consecuencia lógica de defender tres puntos que tienen en el casillero a falta de 10 minutos para terminar. Pero ocurrió que tres minutos más tarde de la expulsión del lateral local, en el 83, el Cádiz hace el gol del empate y el doble palo para los locales, la expulsión y el gol les pasa factura. La jugada es confusa porque después de que un par de centros seguidos al área del Alcorcón la pelota se le llega a Aketxe para su pierna buena, el fortísimo disparo del vasco es despejado flojo por el portero y Marcos Mauro que está solo en el segundo palo empuja la pelota a la red. Los locales protestan en masa al asistente pero sin razón alguna. Cuando Marcos Mauro remata en el segundo palo está el portero debajo del larguero y hay un defensor local dentro de la portería los dos futbolistas habilitan perfectamente al futbolista del Cádiz.

El gol da alas a los nuestros y desconcierta a los locales que se quedan sin ideas, pierden el balón con demasiada facilidad y están más pendientes de que pasen los minutos que de intentar marcar el segundo. Y el segundo llegó, pero para los nuestros. En el minuto 90 de partido el Alcorcón saca un córner desde la derecha, Cifuentes despeja de puños y la pelota le llega a Aketxe que inicia una contra perfecta conduciendo el balón con decisión y velocidad. El vasco que sabe que no los contrarios no le aprietan, se aprovecha de la pésima colocación de la defensa local, y antes de llegar al área contraria ve el desmarque en profundidad que le hace Machís, le da un pase perfecto, un balón tan preciso que lo deja solo con Jiménez, el venezolano lo encara para superarlo con facilidad y velocidad, rematando con la izquierda a puerta vacía haciendo el uno a dos que a la postre resultará definitivo. Desde ahí hasta el final solo había que defender con mucho orden, no caer en precipitaciones, no hacer faltas cerca de nuestra área y no perder balones absurdos. El Cádiz lo hizo todo bien y se trajo tres puntos muy difíciles ante un rival que se jugaba muchísimo. Una victoria que refuerza la autoestima del equipo y del cuerpo técnico, y que nos han venido de lujo para cambiar esa dinámica de cinco jornadas sin ganar.

Sobre el Autor

Redacción

Redacción

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: