Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Listo los de Atrás Semana Santa

Balance’18: La Carga

Pablo M Sanchéz
Escrito por Pablo M Sanchéz

Hace pocos días en una tertulia radiofónica se decía que el público de Cádiz mira demasiado como andan los pasos. Quizás no lo miraría tanto, si al contrario que en toda Andalucía a excepción  de la Isla, no hubiera ciertos personajes empeñados en cambiar la forma de cargar, delimitada y tradicional, que existe en la Ciudad. Gentes que pontifican y la mitad no ha estado ni dos días en Cádiz.

 

Todo sería ponerle el hombro y las horquillas a Tres Caídas en la Campana, a ver si entonces iban ellos a mirar nada más al Cristo. Les debería dar igual ya que lo importante es lo que va arriba.

 

Esa es la milonga que repiten -que no se la creen ni ellos- y que paradójicamente la utilizan para justificar precisamente la forma de cargar, la que quieren malcopiar ellos. Recordar que estos, a los que no importan las formas, lo primero que hacen al llegar a una Junta es cambiar de Cuadrilla y de estilo musical; porque lo importante es lo que va arriba.

 

Otro embuste tremendo es la del ritmo de cargar en Cádiz, el ir más o menos ágil es cuestión de la Cofradía y de los horarios. Se da el caso que precisamente una Cofradía de andares “valientes” y del gusto del “grupito mediático” tardó 4 horas (fui testigo) desde su cercano templo a Nueva… pero como van dando “revirás”, “giros a la música” o como se llame dar la vuelta en una esquina… no cuenta. A ver, y lo sabe cualquier cargador (“¡Señores, quieto, que nos comemos los ciriales!”), si nos damos cuenta que si la Cuadrilla puede andar, anda.

 

En lineas generales, y es un hecho desde los 90, que cada vez se carga mejor y con más gusto y se ha producido una lógica evolución desde los profesionales que ha dotado al estilo gaditano de llevar paso de un señorío y dignidad a la altura de la gran Semana Santa que tenemos.

 

Que se puede mejorar y producir nuevas evoluciones dentro del estilo tradicional, pues claro. El tiempo los usos y costumbres lo dirán, pero no se puede radicalizar. Porque radicales hay de los dos extremos y es igual de radical y bajuno el que grita “a ésta es” o provoca al público gritando “vamos a trianear”. De todas formas, ante los repetidos incidentes que se producen lo mejor es el silencio respetuoso o la indiferencia.

 

Simplemente por ser diferente, junto con San Fernando y Málaga, las únicas islas en  el globalizado mundo del costal,  debería de cuidarse y mimarse el estilo gaditano de llevar los pasos. Y cuidado con las declaraciones de interés o patrimonio, en sus requisitos es básico que tenga hechos diferenciadores del resto. Y el hecho diferenciador de Cádiz es llevar los pasos a hombros y con horquillas.

 

La mejor forma de mantener y defender el estilo gaditano es haciendo las cosas con perfección, llevando los pasos con naturalidad en sus andares, con la inercia y la cadencia elegante que da el cargar a hombro, sin estridencias. Cuidando cada detalle y cada maniobra del paso, observando un exquisito comportamiento dentro y fuera del paso, acoplándose con la música, participando de la Hermandad, ensayando, conviviendo y aprendiendo de lo que los mayores que nos legaron.

 

Sólo de esta manera conservaremos la tradición, sólo de esta manera conseguiremos más que gritando “de cadi cadi”, sólo con trabajo, esfuerzo y empeño en lo que se hace mantendremos la tradicional y peculiar forma de llevar los pasos en Cádiz.

Sobre el Autor

Pablo M Sanchéz

Pablo M Sanchéz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: