Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Actualidad Patrimonio Ventana del Ateneo

Apuntes de la Historia de Cádiz. Fernando Túpac Amaru. El último descendiente de la estirpe del Imperio Inca en Cádiz

Adolfo Morera Salvago

El imperio o civilización Inca, fue la última de las grandes culturas precolombinas que conservó su estado independiente durante la conquista de América, hasta la del Perú.

La conquista del Perú realizada entre 1530 y 1540 por España fue encabezada por Francisco de Pizarro y puso fin al imperio.

Para situarnos un poco en la historia de Fernando Túpac Amaru, antes debemos de hablar de su padre José Gabriel Condorcanqui Noguera, llamado también Túpac Amaru II. Descendía de Túpac Amaru I, el último gran Inca decapitado por el Virrey Francisco de Toledo en 1572.

José Gabriel Condorcanqui fue un caudillo indígena líder de la mayor rebelión anticolonial que se dió en Hispanoamérica durante el S. XVIII y posteriormente ejecutado por la Corona Española. Lideró la denominada “Gran rebelión” iniciada el 4 de noviembre de 1780 con la captura y posterior ejecución del corregidor Antonio de Arriaga.

Tras estos hechos, la Corona mandó la ejecución de su padre, de su madre y de su hermano mayor, además del destierro del resto de familiares. Solo le perdono la vida a Fernando, su hijo mas pequeño.

Fernando, tras contemplar aterrado las ejecuciones, fue encarcelado en una celda del Castillo del Callao en Lima a espera de su destierro a España el cual se produjo dos años mas tarde.

Junto con algunos mirembros de su familia que habian sobrevivido a la represión fueron embarcados como prisioneros en un navío repleto de oro y plata con destino a Cádiz. Frente a las costas de Portugal la nave naufragó al sorprenderles una fuerte tormenta.

Fernando no sabía nadar. Logró salvar su vida gracias a la ayuda de uno de los jóvenes oficiales que estaban al frente de la embarcación. Tras unos dias recorriendo la costa Fernando decide entregarse a las autoridades españolas, pensando que por este gesto lo iban a liberar de su castigo, pero no fue así. Este viacrucis continúa hasta Cádiz contando en ese momento con 15 años de edad.

Fue ingresado en el Castillo de San Sebastián y posteriormente fue trasladado al Castillo de Santa Catalina, ambos en la Playa de la Caleta de nuestra ciudad.

Solo recibia visitas de sacerdotes. De vez en cuando le permitian pasear por los patios de armas de las referidas fortalezas, sobreviviendo como puede en este confinamiento

Al cumplir los 17 años con la ayuda de un sacerdote le escribe al Rey Carlos III para pedirle su liberación, exponiendo que su único delito fue nacer en la familia de los Túpac Amaru.

El Rey lo traslada a Madrid para que ingrese en las Escuelas Pias de Getafe, pero Fernando no soportaba ni las condiciones ni la vida que le ofrecieron. Falleció en 1798. Según el parte médico el motivo de su muerte fue ”Melancolía Hipocondríaca”.

Con él terminaba la legendaria estirpe de los Incas

Sobre el Autor

Adolfo Morera Salvago

Adolfo Morera Salvago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: