Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Patrimonio Ventana del Ateneo

Apuntes de la Historia de Cádiz. El Bucentaure.

Adolfo Morera Salvago
El Bucentaure. El Buque Insignia de la Armada Francesa que reposa en nuestras aguas de La Caleta.

Pese a que en la Batalla de Trafalgar participaron sesenta navíos de línea y otros tantos bajeles menores, hubo tres navios que llegado el momento de los cañonazos, todos los marinos miraron hacia ellos: el Santísima Trinidad (español), el Bucentaure (francés) y el HMS Victory (inglés). La razón es que eran los buques insignias de sus respectivas armadas y como tal, aquellos que dirigían la batalla.

‘H.M.S. Victory First Rate 104 guns. Portsmouth Harbour. The Flagship of the late Lord Nelson. On board of which he was killed off Trafalgar Oct 21st 1805’.

 

El Santísima Trinidad llamado el escorial de los mares, fue en su tiempo el buque de guerra más grande del mundo, el único con cuatro puentes de cañones. Diseñado con el objetivo de devolver y garantizar la hegemonía de la armada española en los océanos, amenazados por británicos, franceses y holandeses, además de la piratería que se había convertido en una verdadera lacra. Fue castigado con el fuego enemigo y terminó desarbolado tras un duro combate durante la  Batalla de Trafalgar. Sus problemas de maniobrabilidad hizo que fuera un blanco “facil” para la escuadra enemiga. Actualmente y tras algunas investigaciones de la Universidad de Cádiz, reposa en aguas cercanas a la localidad de Barbate (Cádiz).

El HMS Victory.

Fuel el buque de Nelson en la Batalla de Trafalgar. Esta nave es la única  superviviente de estos tres colosos. Combatió en el Báltico hasta que en 1812 fue relegado a puerto y dado de baja. Por entonces hizo las veces de residencia militar. En 1922 dañado por el paso del tiempo, fue ubicado en un dique seco. A día de hoy es un museo.

El Bucentaure.

Navío insignia francés y comandado por Pierre Charles Silvestre de Villeneuve, artífice de la derrrota franco-española. Su torpeza e intereses personales influyeron de forma decisiva en el desastre.

Este buque también recibió duramente el fuego enemigo. Desarbolado y arrastrado por la tempestad que se produjo al día siguiente de la batalla, llegó hasta las inmediaciones de nuestro Castillo de San Sebastián, en la playa de La Caleta, donde el piloto no pudo evitar un fortísimo golpe con las rocas, quedando éste herido de muerte y hundiéndose en pocos minutos en la zona del Chapitel.

Como siempre Cádiz en los grandes acontecimientos…

Sobre el Autor

Adolfo Morera Salvago

Adolfo Morera Salvago

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: